Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

José María Aznar reconoce el derecho de los nacionalistas a pedir más autogobierno

Mientras lanzó un mensaje conciliador a los catalanes e intentó desmentir las acusaciones de regresión autonómica de las que es objeto el Ejecutivo central, culpó al PNV de buscar la confrontación para poner en práctica un Estella-2 que dé paso a otra tregua de ETA.

13/feb/02 21:29 PM
Edición impresa
CRÍTICAS
Los socialistas, "por mal camino"

Aznar sembró dudas sobre la continuidad en el cargo del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, al reconocer que es el líder de la oposición "por ahora". Criticó a los socialistas y les advirtió que van "por mal camino". Aznar se negó a hacer comentarios sobre las posibilidades de Zapatero para concurrir como candidato a la Presidencia del Gobierno en las elecciones de 2004. "Es una cuestión que corresponde al PSOE", señaló. A continuación, arremetió contra la política de la oposición en la que ve "ausencia de proyecto político alternativo", así como "manifestaciones claras de falta de autonomía e independencia a la hora de aplicar criterios si es que los tiene". Explicó que para plantear un proyecto político hace falta "ser rabiosamente independiente de cualquier tipo de interferencia ajena y tener ideas que se puedan desarrollar" pero concluyó que "no veo nada de eso en la oposición". Según Aznar, el PSOE "cae en lo fácil y cómodo que es vivir mirando al pasado".

COLPISA, Madrid

El presidente del Gobierno, José María Aznar, lanzó ayer un mensaje conciliador a los nacionalistas catalanes al pedirles que colaboren para la cooperación con el resto de las Administraciones del Estado sin renunciar a reclamar más autogobierno, tal y como Jordi Pujol dijo que hará cuando se reúna con él en La Moncloa. Para el PNV tuvo palabras más duras y le acusó de buscar la confrontación para poner en práctica un segundo Pacto de Estella que dé paso a un nueva tregua de ETA.

El jefe del Gobierno intentó desmentir las acusaciones de regresión autonómica de las que es objeto el Ejecutivo central. A su juicio, no se puede acusar de "impulsar un proceso de involución autonómica" al mismo Gobierno que ha favorecido el proceso de descentralización de España que ha dado "el mayor nivel de autogobierno" a las Comunidades Autónomas.

Explicó que su Gabinete quiere favorecer una mayor colaboración entre todas las Administraciones, a través de la Ley de Cooperación que presentará mañana en el Congreso el ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada. En lugar de plantear el cierre del proceso autonómico, ahora Aznar prefiere hablar de dar "estabilidad al modelo" y explica a los nacionalistas que "no les pido que renuncien a un mayor autogobierno". Para Aznar, "hay que hacer un esfuerzo de cooperación entre todos y eso lo tiene que impulsar el Estado" pero ello no significa que los partido nacionalistas dejen "de ser lo que son".

La falta de respeto a las reglas del juego es lo que preocupa a Aznar del País Vasco, junto con el terrorismo y la falta de normalidad democrática. Por eso justificó la "coherencia" del PP al mantenerse en las mismas posiciones de antes de las elecciones autonómicas de mayo de 2001 en el País Vasco. Sin embargo, arremetió contra el PNV al que acusó de mantener una "estrategia de confrontación" para poner en marcha un "Estella-2". Aznar aseguró que para este proceso los nacionalistas vascos buscan "neutralizar a los socialistas" e intentan que ETA declare "un segundo cese de la violencia".