Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Piden rechazar un protocolo que estigmatiza a personas con trastorno mental leer

Pateras rumbo a Canarias

El secretario de Estado para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández Miranda, reconoció ayer que desde noviembre en adelante han llegado más inmigrantes en patera al Archipiélago que a las costas peninsulares. En su opinión, la actitud de Marruecos debería mejorar, controlando con mayor intensidad a los traficantes de seres humanos.

13/feb/02 21:29 PM
Edición impresa
EL APUNTE
Las mafias

y su estrategia

Si en enero de 2001 fueron un total de 990 los detenidos tras su llegada en pateras, en el mes pasado fueron cerca de 500, de los que la mitad se interceptaron en Canarias. "Ha habido -dijo Fernández Mirandaun cambio de estrategia de las mafias ya que, por primera vez en la historia, durante los meses de noviembre, diciembre y enero han llegado más personas a Canarias que a la Península", lo que está requiriendo "de un mayor esfuerzo" en esa zona, explicó. En el año pasado, fueron 14 mil los detenidos en la Península y 4 mil en Canarias, mientras que en 2000 habían sido 15 mil en el continente y 2 mil en el Archipiélago. A su juicio, la llegada masiva se debió, entre otros factores, al denominado "efecto llamada, porque se cometió el inmenso error, merced a la anterior ley, de poner un gran cartel que decía entrada libre, mientras que ahora hay uno que dice entrada regulada". La lucha "activa" contra "los traficantes y los explotadores", el aumento de las expulsiones y los rechazos en frontera, y que "ya no hay sin cubrir tantos puestos de trabajo como hace dos años" explicarían en su opinión la disminución de llegadas, que siguen estando protagonizadas, en su mayoría, por marroquíes.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Madrid

La llegada de inmigrantes clandestinos en pateras ha descendido a la mitad respecto a enero de 2001 y, en los últimos meses, las mafias han decidido cambiar de estrategia para dirigirse masivamente a Canarias, dijo el secretario de Estado para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda.

Fernández-Miranda explicó que el mes de agosto del año pasado, cuando llegaron 3.500 inmigrantes en pateras, fue "el peor" desde 1999, pero que, desde ese momento, cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, "se quejó formalmente al Gobierno marroquí", ha habido "un claro descenso de embarcaciones y personas".

Indicó que "la colaboración y la actitud" de Marruecos en la lucha contra la inmigración ilegal "debería mejorar. Nuestra responsabilidad es luchar contra los explotadores, que quiero recordar que son españoles, y buena prueba de ello es que en el 2000 se pusieron multas por valor 2 mil millones de pesetas y en el 2001 fueron de 6 mil millones. La suya, y eso es lo que pedimos, es que luchen y controlen a los traficantes de seres humanos que son los que les traen desde Marruecos".

El secretario de Estado expresó su deseo de que la comisión bilateral que debe determinar el contingente de trabajadores temporales marroquíes se constituya en breve y lamentó que se esté "perdiendo el tiempo".

"El contingente ya se está ejecutando y haciendo realidad en otros países con los que tenemos convenio o relaciones. A Marruecos ya le hemos ofrecido media docena de fechas para constituir la comisión, pero no ha servido para nada. Ojalá que lo hagamos ya y los empresarios españoles puedan ir a contratar a la gente que se necesite".

En la actualidad, con algo más de un 2% de población inmigrante, hay un tercio de extranjeros procedentes de África, 230 mil de ellos naturales de Marruecos; un tercio de América, sobre todo de Ecuador, Colombia y República Dominicana; un tercio de Europa, y el resto, hasta 1.109.000 extranjeros regularizados, de Asia y Oceanía.

Límite laboral

"No consiste en que alcancemos el 5% de población inmigrante, que es la media de la UE, porque en este momento no tenemos los suficientes puestos de trabajo", señaló Fernández-Miranda, quien cree que, al menos por ahora, se ha llegado al límite que aconseja la coyuntura laboral.

"Nadie nos puede afear que hayamos querido bunkerizar este país, porque hemos duplicado el número de residentes legales, de 400 mil a finales de 1995 a 1.109.000. Hablamos de inmigración laboral, eso debe quedar claro, y hemos hecho un esfuerzo inmenso desde el punto de vista administrativo, laboral y también humano".

El resto de las personas que no han cumplido los requisitos para conseguir su regularización, precisó, "deben volver a sus países porque aquí no pueden estar, como no pueden estar en el resto de la UE, ni trabajando ni residiendo en la UE. Vuélvanse a sus países y vamos a ver si a través del contingente pueden venir a trabajar entre nosotros. Lo que no vemos a consentir es que estas personas sean explotadas, ni siquiera en su propio beneficio", agregó y recordó que no se puede renovar el permiso de residencia si no hay un contrato de trabajo.

El objetivo es cubrir las ofertas de trabajo con el contingente, es decir, con personas que están fuera de España, "y no con quienes están ilegalmente aquí".

Indicó que no existe "un movimiento masivo" desde Argentina para emigrar a España y que, en cualquier caso, "no se harán excepciones si se pretende la entrada irregular", aunque se contemplarían "con el mismo interés que otras medidas que están ayudando a ese país".