Vivir

Las reacciones adversas a medicamentos aumentaron en las Islas un 52% en un año

El Centro Regional de Farmacovigilancia recibió el año pasado 165 sospechas sobre efectos indeseables asociados a medicamentos, de las que 34 fueron graves, que implicaron en total a unas 500 especialidades. La mayoría afectaron a la piel y a los aparatos digestivo y nervioso.

EL DÍA, S/C de Tenerife
13/feb/02 21:29 PM
Edición impresa

Las reacciones adversas a medicamentos comunicadas al Centro Regional de Farmacovigilancia se incrementaron un 52 por ciento el año pasado, en el que se tramitaron 165 notificaciones de sospechas en las Islas, de las que 34 fueron graves, que implicaron en total a más de quinientos fármacos.

Estos datos están incluidos en el informe de gestión del Programa de Farmacovigilancia e Información Terapéutica de Canarias, del Sistema Español de Farmacovigilancia, en el que se indica que las reacciones afectaron principalmente a la piel (20%), aparato digestivo (15%), sistema nervioso (15%) y sistema musculoesquelético (7%).

Los medicamentos que se vieron más frecuentemente involucrados en las sospechas comunicadas por los centros sanitarios fueron antibióticos, agentes cardiovasculares, vacunas, agentes hipocolesterolemiantes, antidepresivos y ansiolíticos.

Más del 35% de las sospechas se dieron en pacientes a los que se había prescrito tres o más medicamentos a la vez, lo que evidencia la relación entre polifarmacia y el desencadenamiento de estos síntomas indesable, lo que supone un factor de riesgo en las personas mayores, como lo demuestra que un 33% de los afectados tenían más de 65 años.

Sólo en tres de las 34 sospechas comunicadas a Farmacovigilancia que describieron cuadros graves se pudo establecer una causa definida, mientras que un 20% precisó ingreso y hospitalización.

Los médicos de familia comunicaron del orden de cuatro de cada diez sospechas de reacciones adversas, mientras que los médicos de otras especialidades informaron sobre otras cinco de cada diez.

Desde la puesta en marcha del Programa de Farmacovigilancia, hace diez años, las relaciones con los centros de Atención Primaria han sido fluidas, aunque la media de notificaciones es escasa.