Vivir

El decano de Medicina pide un nuevo edificio para la Facultad junto al HUC

Luis Hernández Nieto considera que el tirón de las obras del "Universitario" representa una excelente oportunidad para construir un edificio anexo a la Facultad y reformar las dependencias actuales, que asegura han quedado obsoletas y presentan numerosos e importantes desperfectos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/feb/02 21:30 PM
Edición impresa

Aularios demasiado grandes, peldaños rotos, inundaciones, baja calidad de los materiales de construcción y una sala de grados poco digna son sólo algunos de los desperfectos e inconvenientes que presenta el edificio de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, cuyo decano, Luis Hernández Nieto, lo califica de "más viejo que antiguo", por lo que plantea la creación de un inmueble anexo y la reforma del actual.

En declaraciones a EL DÍA, Hernández Nieto aseguró que la solución a los problemas del edificio van más allá "de la colocación de parches" y que las obras de mejora son "muy grandes e importantes".

Transcurrido más de un cuarto de siglo de su construcción, las dependencias universitarias en las que se han formado miles de médicos de las Islas han quedado obsoletas. El actual decano y jefe del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Canarias (HUC) tiene, además, la impresión de que "los acabados y los materiales empleados no reúnen las condiciones para durar mucho tiempo más".

A estos problemas, añadió que el plan director de ampliación del HUC está previsto que se ejecute a expensas de una parte de la Facultad, lo que consideró, más que otro inconveniente, "una buena oportunidad" para planificar el nuevo edificio de la institución académica.

"Espero que los responsables del Hospital y de la Universidad sean receptivos con el proyecto, aunque quiero dejar claro que no pretendo que se realice de inmediato, sino cuando sea oportuno", matizó.

En cuanto a las funciones del inmueble, Hernández Nieto declaró que podría albergar una nueva sala de grados, en sustitución de la actual, "muy poco digna en comparación con las de otras universidades", apostilló, para añadir "una biblioteca más grande, porque la actual tiene una dimensión insuficiente, un problema que parcheamos con un almacén que se construyó en un lugar que estaba desaprovechado".

Además, podría acoger un aula magna a utilizar también por los médicos del HUC, un recinto para congresos y aulas con una capacidad más ajustada al promedio de los alumnos de Medicina, ya que las disponibles se construyeron cuando aún no estaba vigente el "numerus clausus", el establecimiento de un cupo determinado de alumnos por año académico.

De paso, el proyecto podría contemplar, según el decano, una solución al problema de la escasez de plazas de aparcamiento en la zona.

A estas obras, cita la reforma de las dependencias actuales de la Facultad, en las que además de mejorar las aulas y despachos, convendría habilitar los departamentos clínicos.

En la actualidad, estos departamentos están diseminados por distintas plantas del hospital, en el que la falta de espacio impide, asimismo, que estén físicamente cerca de las secretarías.