Hora última

El Papa podría canonizar al Hermano Pedro en Guatemala y no en Roma ni en Tenerife

Malestar y tristeza en las Islas por "una decisión insatisfactoria de la Curia Vaticana".

EL DÍA, Tenerife/Roma
19/feb/02 21:31 PM
Edición impresa

Con verdadero malestar y pa tente decepción ha sido acogida en distintos ámbitos de Tenerife y de Canarias la versión de que el Papa podría celebrar la solemne ceremonia en la que, en nombre de la Iglesia Universal, declare santo al Hermano Pedro de Bethencourt en Guatemala, y no en Roma ni tampoco en esta Isla, tal como desde hace tiempo se esperaba, según ha trascendido a EL DÍA.

"Lo importante - han reconocido fuentes próximas a la causa de canonización y al proceso canónico - es que sea reconocido como primer santo del Archipiélago Atlántico el apóstol centroamericano nacido en Vilaflor. Pero no dejaría de ser frustrante el que Roma o Tenerife pierdan el protagonismo de una ceremonia en la que había puestas tantas y tan fundadas esperanzas".

Un portavoz cercano a los dicasterios romanos ha confirmado a este periódico que, en principio, "será el próximo 26 de este mes de febrero cuando, con casi toda certeza, el Santo Padre, en el Consistorio con los cardenales fijado para tal día, señale fecha y lugar exactos para proclamar las virtudes heroicas de santidad del hasta ahora beato tinerfeño". Igualmente, el mismo interlocutor admitía que, "pese a las intensas y continuadas gestiones realizadas por el obispo de la Diócesis Nivariense, directamente en la Sede Apostólica, en favor de la Basílica de San Pedro como escenario ideal, algunas gestiones contrarias aconsejan que, aprovechando el viaje de Juan Pablo II a México, donde canonizará al indio Juan Diego, prosiga viaje a Managua para hacer otro tanto con el Hermano Pedro de Vilaflor".

Discreción en el Obispado

Algunos comentaristas recuerdan que el Papa ya ha visitado con anterioridad los dos países citados y, en cambio, nunca el Archipiélago Canario, cuyas iglesias insulares entenderían como un don de la Providencia la presencia del Sumo Pontífice en esta tierra atlántica. "Descartada Roma, la escala tinerfeña, camino de México, produciría inmensos frutos pastorales". Y añaden que "sería una verdadera lástima que determinadas presiones, eclesiales y políticas de última hora, derivaran en "una decisión insatisfactoria de la Curia Vaticana".

Por su lado, el Obispado de Tenerife, habitualmente bien predispuesto a la transparencia informativa, a preguntas de EL DÍA sobre este controvertido asunto, ayer optó por la máxima discreción. El único comentario fue: "Es prematuro pronunciarse. La resolución definitiva la adoptará, en todo caso, Su Santidad en persona y la acataremos con devoción filial".