Internacional

Ataque por tierra, mar y aire

Israel desató ayer la más amplia ofensiva hasta la fecha contra los palestinos matando a 16. Participaron aviones F-16, helicópteros "Apache", buques de guerra y tanques.

COLPISA, Jerusalén
21/feb/02 21:33 PM
Edición impresa

Israel llevó a cabo ayer el más amplio ataque hasta la fecha contra los territorios palestinos causando la muerte de 16 personas, la mayoría policías. En esta ofensiva participaron aviones F-16, helicópteros "Apache", buques de guerra y tanques.

Los bombardeos, que fueron muy intensos y destruyeron numerosas instalaciones palestinas, comenzaron a las 3 de la madrugada de ayer, pocas horas después de que un comando matara en una emboscada a seis soldados en un control militar cerca de Ramala, en Cisjordania.

La operación del comando, vinculado a Fatah, el partido de Yaser Arafat, suscitó un agrio debate en Israel, donde por primera vez se cuestionó la eficacia de los controles.

Ayer las cosas eran muy distintas. Algunos soldados estaban visiblemente nerviosos. En el control de Qalandia, por ejemplo, entre Jerusalén y Ramala, los soldados dispararon contra todo palestino que se quería acercar. Y cosas parecidas ocurrieron en otros controles.

"Está claro que la estrategia que hemos llevado hasta ahora no puede continuar", manifestó el presidente del Estado, Moshe Katzav, haciéndose eco de lo que piensan muchos de sus compatriotas.

Acciones diferentes

Ariel Sharon reunió al gabinete de seguridad y anunció que a partir de ahora Israel va a practicar "otro tipo de acciones" que no especificó pero que todos interpretaron como una política más represiva. Con todo, Sharon aseguró que no quiere ninguna guerra.

"Nos encontramos en una coyuntura en que uno de los Ejércitos más poderosos y sofisticados del mundo no encuentra el camino para acallar una revuelta que en las últimas semanas se ha apuntado éxitos sonados y cada vez tiene más confianza en sí misma".

Un consejero de Arafat declaró ayer que los palestinos se encuentran "a diez minutos de la independencia" y animó a los activistas a que mantengan la presión. Mientras que unos y otros enterraban a sus muertos, el presidente palestino exigía al Consejo de Seguridad que proteja a la población de Cisjordania y Gaza.

La jornada de ayer fue muy dura para los palestinos. El Ejército disparó misiles por vez primera contra el complejo de Arafat en la costa de Gaza y contra su residencia en Ramala. Uno de los misiles cayó a escasos metros de donde se encuentra sitiado desde el 3 de diciembre. Al impacto le siguió un corte de electricidad. En total, perdieron la vida 16 palestinos.