Tenerife Sur
SALVADOR BARNÉS *

Un pulso al turismo


23/feb/02 19:05 PM
Edición impresa

CON LA QUE CAE, seguimos mirándonos el ombligo, sin querer darnos cuenta que vamos restando para un futuro cercano, no hay forma de que se tenga concienciación del resultado que puede, o mejor dicho que nos acarreará estas intolerancias y posturas encontradas de problemas que ya tendrían que estar totalmente superados, y no volver a las ideas nefastas de un pasado todavía fresco en muchas mentes del puño encrespado, de banderas rojas y de apedreamiento por piquetes descontrolados con una fobia a todo lo que para muchos huele a capitalismo desaforado.

Posiblemente, no se puede buscar la culpabilidad de esta inyección de desatinos por ambas partes, de los que piden y de los que no dan, en esta huelga "made in Tenerife", todo ha sido un enfrentamiento a todos los niveles menos el más racional, el de la palabra que ha brillado por su ausencia, haciendo un monumento al dios de la sordera por el diálogo de besugos que se ha tenido, y que nos ha metido en un callejón estrecho y de mala ventilación andando atrás como los cangrejos, ¿de qué nos sirven las ferias, promociones, publicidad millonaria y el esfuerzo? Sí, digo bien, esfuerzo, de un colectivo como es el del turismo, que alguien está todavía tan "out" que no se ha enterado de que vivimos todos de esta ocupación que es la turística, y siguen haciendo el "pardillo" ante toda la opinión pública que más que nunca reivindica el que se tenga una solución rápida y para siempre, si queremos seguir teniendo un modus vivendi como el que nos hemos labrado hasta ahora, con un resultado en crescendo, gracias al tesón que se ha puesto en conseguir que seamos el primer destino en Canarias para los turistas que visitan el Archipiélago.

Bonitas imágenes ofrecidas a todos los medios nacionales e internacionales de las grandes colas de turistas que formaban una desagradable imagen de lo que creemos que tiene que ser un aeropuerto, una república bananera, hay que decirlo para el sonrojo de todos aquellos que no ven tres en un burro (con perdón al burro). ¿Hasta cuándo hay que soportar estos numeritos, que están más cerca de las barricadas que de una sociedad libre y democrática? Esperemos que se tenga sensatez, ya definitivamente. Vamos a notar en meses, según algunos expertos en contratación hotelera a este pulso efectuado a la economía turística con esta huelga del transporte discrecional, el descenso de algunos TT.OO. en la traída de sus clientes a Tenerife y más al Sur, que es donde más hemos sufrido este enfrentamiento por las partes de este conflicto. A este paso, habrá que visitar al dentista para reforzarse la dentadura, por si tenemos que comer bocadillos de cemento.

* Vicepresidente de ACPET

SALVADOR BARNÉS *