Actualidad

El taxi paró otra vez el golpe de la huelga de guaguas en Tenerife

Los aeropuertos, que movieron ayer más de 62 mil pasajeros, no registraron cancelaciones, desvíos ni retrasos de vuelos como consecuencia de la huelga del transporte discrecional, que ayer cumplió su cuarta jornada. Los servicios mínimos, una vez más, no se cumplieron.

23/feb/02 21:34 PM
Edición impresa
CUARTA JORNADA
Lecturas divergentes

Ignacio de la Paz, el presidente de AET, la patronal del transporte discrecional tinerfeño, denunció que nada más comenzar la cuarta jornada de huelga de los trabajadores del sector se apedrearon guaguas que cumplían con los servicio mínimos e, incluso, se rompieron lunas de vehículos que estaban en los garajes. De ahí que, de antemano, diera por imposible que se cumplieran los servicios mínimos del 40% por ciento de las plantillas que fijó la semana pasada la Dirección General de Trabajo. Recordó que con esta resolución del Ejecutivo nunca han estado de acuerdo los trabajadores "al considerar que este tipo de transporte (turistas y escolares) no es un servicio esencial". Los servicios mínimos, anticipó a media mañana, "no se van a cumplir porque la gente tiene miedo de subirse a los vehículos y los padres no quieren que sus hijos viajen en a ellos". Sobre estos hechos, el delegado sindical provincial de Transporte de UGT, Domingo Borges, señaló que "ningún miembro de los piquetes ha roto ninguna luna". Por su parte, el secretario de Acción Sindical del Sector del Transporte de IC, José Manuel Moreno, sostuvo que ningún transportista cumplió el 40%. Y destacó que el pequeño porcentaje de guaguas que cubrió las rutas asignadas tuvo, en "algunos casos", escolta policial. Lamentó que se reprodujeran las agresiones contra guaguas, que, en su opinión, tienen por protagonista a "gente ajena al sector".

EL DÍA, S/C de Tenerife

Según informaron fuentes de Aena, la operativa de pasajeros fue fluida en el "Reina Sofía", que contabilizó a unos 53 mil pasajeros en las 343 operaciones realizadas. "Los Rodeos" movió 9 mil viajeros. Los aeropuertos de Tenerife reforzaron sus servicios, como en los anteriores paros, ante la cuarta jornada de huelga de los conductores de guaguas.

En el Tenerife Sur las horas punta se adelantaron una hora, como consecuencia del viento de cola reinante. Esto provocó que la mayor actividad en lo que a vuelos se refiere se concentrara entre las 11 y las 14 horas. El tiempo máximo de espera de los taxis fue de 35 minutos, mientras que por la tarde apenas llegó a los diez minutos.

Estos datos corroboran que la fluidez fue mayor que el pasado viernes, hecho que, según las distintas fuentes consultadas, responde a la experiencia adquirida por todas las entidades que participan en el dispositivo de distribución de los pasajeros, entre los que se encuentran Aena y el propio Cabildo tinerfeño.

La mayor parte de las salidas de turistas se llevaron a cabo a través de taxis, reduciéndose a un porcentaje mínimo el número de guaguas utilizadas.

Hay que recordar que UGT, CC.OO e IC decidieron a última hora de la noche del jueves, en asamblea, mantener la huelga del transporte discrecional en la provincia tinerfeña, tras rechazar la última oferta de la patronal.

Ante estos hechos, Líneas Fred. Olsen anunció ayer la cancelación los martes y viernes del servicio de "Ferry Bus" entre Los Cristianos y Santa Cruz de Tenerife, y viceversa. La compañía precisó que mientras dure la huelga, y por motivos de seguridad "de los propios viajeros", ha tomado "esta decisión asumiendo que perjudica a los pasajeros sin vehículo, y de manera especial a los residentes en La Gomera, La Palma y El Hierro", a los que pide disculpas por las molestias.

Entre tanto, fuentes de la Asociación Provincial de Agencias de Viajes de Santa Cruz de Tenerife (APAV) reiteraron que, ante la demora de las partes en conflicto en cerrar un acuerdo que permita desconvocar la huelga y los reiterados fracasos de los mediadores institucionales, se "ven obligadas a tomar medidas drásticas". Ante la imposibilidad de seguir soportando los elevados sobrecostes que suponen los traslados de los clientes en taxis y coches de alquiler, admitieron que están casi decididos a dejar que cada turista llegue a su lugar de alojamiento "por sus propios medios". Lamentan que se esté echando por tierra los frutos del esfuerzo de muchos años y vaticinan un verano lleno de dificultades.

Isidro Dardiña, del CIT del Sur, exigió ayer de las autoridades que adopten medidas inmediatas que eviten que la imagen turística de Tenerife se siga deteriorando.