Criterios
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

El abuso consentido de los "parkings"


23/feb/02 20:53 PM
Edición impresa
SI HAY ALGO VERDADERAMENTE indignante en este panorama social que malvivimos es la concesión, el "navy cert" administrativo y la vergonzosa explotación de que somos objeto todos los ciudadanos por parte de los llamados "parkings" privados o públicos, de esta Isla. Privados son casi todos por concesión administrativa de los ayuntamientos respectivos. Públicos no conozco sino el de la Plaza de Europa del Puerto de la Cruz.

Uno llega a creer que las autoridades municipales rozan la planicie en sus encefalogramas cuando emiten concesiones a las empresas que construyen y explotan los aparcamientos. O bien los hipnotizan, que yo supe de un negro que vendía por ahí estatuillas de esas que hacen en Senegal y un día aparecieron mi mujer y mi cuñada con sendos adefesios esculturales, por los que habían pagado un montón de dinero, y no se explicaban por qué las habían comprado.

Yo no sé exactamente cuánto habrán costado a los promotores los estacionamientos subterráneos de la Plaza de España, la Plaza de Weyler, el Mercado, el Parque Recreativo y los demás. Pero, con las diarias recaudaciones millonarias que obtienen, no creo que tarden ni la cuarta parte del plazo de concesión en amortizarlas. Algunos "parkings" han establecido tarifas verdaderamente abusivas, entre ellos el de la Plaza de Weyler y el de la Plaza de España. Otros, igual o quizás más costosos en su construcción, como los del Mercado y el Recreativo, son mucho más baratos y he notado que el personal que los atiende, a veces, se hace la vista gorda con las temibles "fracciones", lo que hay que agradecer.

Los "parkings" se han edificado en terreno público, en suelo que es nuestro. Y es intolerable que los ayuntamientos les aprueben tarifas realmente escandalosas. Pero, no contentos con lo que ya cobraban y burlando el supuesto control municipal, los responsables de los aparcamientos se han agarrado al "redondeo" del euro y, en el de la Plaza de España, que es el que sufro, cobran ya 183 70 pesetas, cuando la tarifa autorizada es de 170 pesetas por hora o fracción. Los que cobraban 105 pesetas, según una tabla de la Unión de Consumidores que tengo a la vista, piden ahora 133 pesetas. Y como esto es un latrocinio descarado y alevoso, no se explica la pasividad de la autoridad municipal.

No hace mucho la Organización de Consumidores ha hecho pública, en los medios informativos nacionales, su protesta por el doble o triple rendimiento que sacan los "parkings", puesto que la fracción que el usuario paga por una hora, o sea, por una hora que es nuestra, la vuelven a vender y así, en cadena. Pedía la OCU que se pagara sólo por el tiempo de ocupación. Pero esto, como decían los curas del Concilio respecto a la supresión del celibato, no lo verán nuestros hijos.

LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA