Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

Nuevas muertes en Israel, pese a la disminución de la violencia

Un palestino fue abatido por un colono judío cuando intentaba hacer estallar la carga explosiva que llevaba adherida a su cintura. Un israelí murió cuando palestinos armados dispararon contra el coche en el que viajaba por la carretera en el distrito cisjordano de Ramala.

EFE, Jerusalén
23/feb/02 21:34 PM
Edición impresa
EFE, Jerusalén

Un palestino y un israelí murieron ayer al comenzar la Fiesta del Sacrificio musulmana, pese a la disminución de la violencia en la región, debido posiblemente a los intentos para alcanzar un nuevo alto el fuego.

A primeras horas de la mañana, un palestino fue abatido por un colono judío cuando intentaba hacer estallar la carga explosiva que llevaba adherida a su cintura en un supermercado del asentamiento judío de Efrata, en Cisjordania. El suicida palestino sólo logró hacer detonar una de las dos cargas explosivas que portaba, lo que causó heridas a una mujer que también se encontraba en el establecimiento de la colonia, situado al sur de Jerusalén.

El atacante tenía previsto llamar la atención con la primera explosión para, posteriormente, activar la segunda, de mayor potencia, cuando se congregaran a su alrededor clientes, soldados y guardias de seguridad, según la investigación del Ejército israelí.

Ya a media tarde, un israelí murió cuando palestinos armados dispararon contra el coche en el que viajaba por una carretera en el distrito cisjordano de Ramala.

Poco antes, soldados israelíes habían herido de gravedad a un colono judío por error, al disparar contra su coche en el distrito de Hebrón. Los hechos ocurrieron cerca de la aldea palestina de Beit Omar, donde tuvo lugar un enfrentamiento armado entre palestinos armados y un israelí.

Los soldados, que se encontraban en un control militar de carreteras cercano, pensaron que los disparos iban dirigidos contra ellos, por lo que abrieron fuego en dirección al coche del segundo.

Relativa calma

Pese a estas nuevas muertes, la de ayer fue una jornada de relativa calma tras una de las semanas más sangrientas vividas en la región, que ha dejado un resultado de más de 50 muertos, la mayoría palestinos.

La disminución de la violencia siguió a la celebración anoche de la primera reunión en varias semanas entre altos responsables de seguridad israelíes y palestinos, que no contó esta vez con participación de representantes de Estados Unidos.

En el encuentro, los altos responsables de seguridad palestinos e israelíes acordaron que ambas partes harán todo lo necesario para calmar la situación y decidieron volver a reunirse con frecuencia en los próximos días.

Al respecto, fuentes gubernamentales y de seguridad israelíes, citadas ayer por la prensa local, dijeron "se están llevando a cabo intensos esfuerzos entre bambalinas para tratar de alcanzar un nuevo alto el fuego y reducir la violencia". En los casi diecisiete meses de enfrentamientos armados, en los que han muerto más de mil palestinos y casi 300 israelíes, ambas partes alcanzaron varios alto el fuego, que unos u otros violaron poco después de acordarlo y de deponer las armas.

A fin de tratar de alcanzar un nuevo alto el fuego, el ministro israelí de Defensa, Ben Eliézer, se reunió en los últimos días con representantes políticos y de seguridad del líder palestino, Yaser Arafat.

Habrá que ver si la relativa tranquilidad de ayer es sólo una tregua temporal entre israelíes y palestinos o si la calma logra instalarse por más tiempo en esta turbulenta zona del planeta.