Jornada Deportiva

JAVI, desde otros OJOS

Clemente levanta todo tipo de comentarios. En lo deportivo, quienes lo conocen de cerca lo sitúan como el técnico adecuado para este final de urgencias. Así lo ven.

23/feb/02 14:05 PM
Edición impresa

"Yo siempre mantuve una magnífica relación con Javier Clemente mientras estuvo como entrenador del Betis. En el lado humano, no se le puede poner ninguna pega, sobre todo sí se le valora desde el punto de vista del futbolista. El que diga lo contrario posiblemente no esté siendo sincero. Y como entrenador, su capacidad es indudable. Los ejemplos pueden ser sus actuaciones en el Betis, la Real o el mismo Olympique".

"Javier Clemente ha sido el mejor entrenador que yo he tenido en mi carrera deportiva, junto a Johan Cruyff. Tiene conocimientos, eso no lo puede dudar nadie, y además tiene una enorme virtud, siempre da la cara por sus jugadores. Muchas veces prefiere enfrentarse él a la Prensa para que sus hombres estén tranquilos. La situación del Tenerife es muy complicada, pero si logra transmitir la idea de cambio a sus hombres, todo es posible".

"Con Clemente trabajé una larga temporada y la valoración que puedo hacer de esa época es positiva. Es un hombre con temperamento, pero no se le puede discutir su honestidad. Lo que ocurre es que no con todo el mundo logra conectar de manera positiva. Si existiera un perfil adecuado de entrenador para la situación que vive el Tenerife, ése sería Javier Clemente. No es algo que me invente yo, ya existen varias demostraciones".

ERICK CANINO, S/C de Tenerife

Es el gran remedio de Javier Pérez para el profundo mal que medra en el Tenerife. Una apuesta casi matemática en la que se fundamentan las nuevas esperanzas de salvación de este equipo. Una figura, un impulso, un entrenador. Toda una experiencia con ecos de éxitos en el pasado reciente.

Javier Clemente llegó a la Isla a comienzos de semana con un aire de revolución. Pausado, hasta la fecha sin grandes titulares, pero inevitable, como condición propia de un personaje capaz de llenar horas de debate con un simple gesto, o desde su misma ausencia.

A Clemente se le pide maniobrar cercano al milagro. Se le entrega un buen equipo que hasta el momento no ha podido ser más que el peor. Y se lo ofrecen con urgencias. Para salvar una desventaja cifrada en 4 puntos en un marco sin margen de error de 12 jornadas, para dotar de identidad a un conjunto que en las 26 fechas anteriores se ha despersonalizado en sus continuas mutaciones; para evitar su caída, para dejarlo en Primera.

Su llegada ha revitalizado al colista y no son pocos los que ven ahora más cercana la salvación que en el mismo inicio de campeonato. Con similares premuras logró salvar en diferentes campeonatos a la Real Sociedad, al Betis y al Olympique de Marsella francés.

En el juego de los más pobres, un entrenador que condujo a la selección española en una época brillante, aunque sin lujos, que con su sola presencia ha multiplicado por diez la repercusión del Tenerife en los medios nacionales. Porque también es reclamo para toda la expectación mediática.

Sus enemigos son tan feroces como leales sus amistades. Por todos los equipos que pasa siempre deja más de un gran amigo y nunca indiferencia.

A él, Javier Pérez lo sacó de la inactividad para dotarlo de poder en un proyecto que deriva. Y todos los que han trabajado a su lado apuntan que con él el Tenerife ya ha ganado un par de puntos.