Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los inmigrantes llegados en patera a las Islas hasta el 17 de marzo duplican los de 2018 leer

La voz de los luchadores

140 bregadores de Primera Categoría se han dirigido a través de un manifiesto a la Junta de Gobierno de la Federación de Lucha y a los miembros de la Asamblea General demandando competiciones para los 18 meses de temporada.

JORNADA, S/C de Tenerife
23/feb/02 14:05 PM
Edición impresa
JORNADA, S/C de Tenerife

Más de 140 luchadores se han dirigido a través de un manifiesto a la Junta de Gobierno de la Federación de Lucha Canaria y a los miembros de la Asamblea General de éste deporte demandado competiciones oficiales en Primera Categoría para la temporada 2002/2003.

La voz de los luchadores de los siete equipos de la máxima categoría que carecen de competición insular propia se deja sentir pocas horas antes del comienzo de la Asamblea General, que se celebra hoy en el hotel Punta del Rey, de Las Caletillas (Candelaria). El colectivo de bregadores hasta el momento se había mantenido al margen de la puja que protagonizan sus respectivos clubes con la Junta de Gobierno de la Federación, pero ahora, alarmados y sensibilizados por las consecuencias que tuvo el año pasado la victoria pírrica del Unión Sur Yaiza sobre la junta en cuestión, han decidido dar un paso al frente en un caso sin precedentes.

Los deportistas responsabilizan a la Federación y a los miembros de la asamblea de que puedan o no luchar durante toda la temporada que está a punto de comenzar y que se prolongará hasta el 31 de julio de 2003. Denuncian, además, que tienen conocimiento oficioso de que el plan de actuaciones de la Federación contempla para ellos una competición: La Liga de Canarias de Primera, cuya jornada inaugural se disputará el día 28 de septiembre y que se prolongará durante cuatro meses a partir de esa fecha, pero qué hacen antes y después de la competición que auspicia la Federación de Lucha y que patrocina la Dirección General de Deportes. José Manuel Betancort, el propio director general, está al tanto. Conoce las dos versiones, la de la Federación de Lucha Canaria y la de los equipos, pues los presidentes de los tres clubes tinerfeños departieron con él recientemente.

Aunque el planteamiento de la Regional promulga competiciones insulares como paso previo a las regionales, una excepción para los siete clubes implicados no parece contradecir ningún principio fundamental, máxime cuando sólo piden autorización para organizar luchadas. El permiso solicitado es la mejor forma de evitar una nueva crisis en este deporte, que sólo trasciende más allá del ámbito de los asiduos cuando la polémica, las salidas de tono y la discusión desaforada ofrecen ejemplos ajenos al diálogo.

Es obvio que las carencias de la lucha no se pueden abordar en la Asamblea General porque tampoco es su cometido, pero sí es un foro donde debe primar el sentido común, la coherencia, el razonamiento lógico y, sobre todo, el interés general. Interés general es aquel que afecta a ciento cuarenta luchadores. Y si la cantidad tiene relevancia, la calidad del colectivo afectado no admite ninguna duda. En la decisión están involucrados siete de los doce puntales de la lucha canaria. No es ninguna broma.