La Laguna
ERASMO GARCÍA GARCÍA *

Monumento


23/feb/02 14:08 PM
Edición impresa

UNA VEZ DIJE, y si no dije lo digo ahora, que el Parlamento de Canarias debería estar situado en La Laguna, en el Palacio de Nava, hoy propiedad del Ayuntamiento lagunero. ¿Por qué no? El Parlamento gallego no está en La Coruña (capital), sino en Santiago de Compostela, quizá la ciudad más representativa de toda Galicia.

La Laguna, "Patrimonio de la Humanidad", es una ciudad que pretende mantener este título dignamente. No siempre lo consigue, pero sus gobernantes pretenden hacerlo. Los felicito. Pero, hoy mismo he visto en la calle Nava y Grimón, muy cerca de la Plaza del Cristo, que un cartel, sobre la fachada de una casa, proyectada por un ingeniero (ya difunto) quien conocí, y casa de bella estampa, va a ser demolida para construir viviendas de dos, tres y cuatro dormitorios. En cierto modo, la calle Nava y Grimón, más conocida como calle del Agua, es una de las más características de nuestra ciudad. Pero la casa de la que estoy hablando es un edificio, digamos, singular. En la zona en que está edificada existen otros edificios más o menos dignos de ser respetados. Desde la casa de D. Martín Rodríguez (hoy Casino de la ciudad), hasta estas viviendas de las que estoy hablando, la calle se merece algún respeto. Existe en ella la casa Hamilton, ocupada hoy por la Policía Nacional, así como otros edificios que merecen ser siempre conservados.

Y para colmo de males, quieren construir una co - catedral en el barrio de Los Llanos. ¿Qué significa eso? ¿Acaso los santacruceros sienten envidia por nuestra capitalidad eclesiástica?

En cierta ocasión, un chicharrero me dijo que Santa Cruz podía ser Ciudad Universitaria, puesto que la parte baja de la Facultad de Medicina estaba dentro de los límites de la capital. Ya lo es, puesto que la Escuela Superior de Náutica y Estudios del Mar, hoy universitaria, está enclavada en Santa Cruz. Enhorabuena.

La Universidad de S. Fernando, hoy sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, a la que me honro en pertenecer, la Casa de Lercaro, la Casa de los Capitanes, etc., merecen que los acompañen otros edificios como el que hoy me induce a escribir estas líneas.

Sólo pido que nuestro Excmo. Ayuntamiento vele por el mantenimiento de ese título de "Patrimonio de la Humanidad". Creo que no es mucho pedir y que si los ediles (se dice así) consienten estos desmanes económicos, que renuncien a sus cargos. No se los merecen.

* Socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife

ERASMO GARCÍA GARCÍA *