Nacional

La Guardia Civil investiga si los detenidos en Pamplona son autores de dos asesinatos

Dos de las pistolas que les fueron intervenidas son las utilizadas para acabar con la vida del subteniente de la Benemérita Francisco Casanova, en 2000, en Berriozar, y del concejal de Unión del Pueblo Navarro (UPN) Tomás Caballero, en 1998, en Pamplona.

COLPISA, Madrid
23/feb/02 21:35 PM
Edición impresa
COLPISA, Madrid

Dos de las pistolas intervenidas a los seis presuntos etarras detenidos el jueves en Navarra, sospechosos de intentar la reconstrucción del "comando Nafarroa", fueron utilizadas en los asesinatos del subteniente de la Guardia Civil Francisco Casanova y del concejal de Unión del Pueblo Navarro (UPN) Tomás Caballero, según confirmaron ayer fuentes de Interior.

Los hermanos Ibai y Miguel Ayensa Laborda y Francisco Ruiz Romero, así como sus tres compañeras sentimentales - Eneka Royo Martínez, María Couso Sagardia e Iratxe Sanz Ganuza - fueron detenidos en la madrugada del jueves. Desde entonces, permanecen incomunicados en dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, donde son sometidos a los interrogatorios previos a su puesta a disposición del juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz-Polanco, que ordenó su arresto.

Los análisis balísticos realizados al armamento incautado ha permitido comprobar, según fuentes del Ministerio del Interior, que dos de esas pistolas fueron utilizadas cometer dos asesinatos. El primero, el de Tomás Caballero, portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona, que recibió dos disparos en la cabeza el 7 de mayo de 1998. El segundo asesinato es el del subteniente del Ejército Francisco Casanova, de 47 años, tiroteado el 10 de agosto de 2000 en el garaje de su casa.

Pese a esta constatación, los expertos de la Guardia Civil dudan aún si es posible atribuir esos dos crímenes a todos o a algunos de los detenidos. Recuerdan que es práctica habitual en ETA que comandos sucesivos hereden el armamento de los anteriores, y que esas dos pistolas no habían aparecido pese a que, desde que se cometieron aquellos atentados, ya han caído dos "taldes" en Navarra.