Tenerife Norte

Ipo-Los Verdes de La Orotava propone la compra del antiguo teatro Atlante

En la moción se solicita la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) al Cabildo de Tenerife y que se inicien los trámites y negociaciones con los actuales propietarios de este inmueble singular que ya forma parte de la historia de la Villa, que data de mediados del pasado siglo XX.

EL DÍA, La Orotava
23/feb/02 18:22 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Orotava

El grupo municipal Iniciativa por La Orotava-Los Verdes (IPO-LLVV) ha presentado una moción ante el Pleno de la Corporación en la que reclama que se acuerde solicitar al Cabildo de Tenerife la compra del antiguo teatro Atlante, previas negociaciones con los propietarios de tan singular edificio. En su propuesta, demanda que se instruya un expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor de dicho inmueble.

En la exposición de motivos de su moción, Ipo-Los Verdes señala que "una de las infraestructuras culturales más arraigadas en La Orotava fue, sin duda, el teatro Atlante. Su construcción, que se inició en los años treinta del pasado siglo, en base a un proyecto del arquitecto José Blaco, significó el relevo del viejo teatro Power, al que sustituiría en la celebración de bailes, funciones teatrales y cinematográficas y toda clase de actividades culturales que se desarrollaron durante varias décadas".

Diversos usos

"El teatro Atlante se finalizó durante los años 40 y principios de los 50, sobre un proyecto posterior, idea del arquitecto Javier Felip Solá - se añade en la moción - y anexo al edificio funcionó desde los años 30 una terraza que sirvió para espectáculos, cine y bailes y que acogió destacados mítines en los primeros años de la democracia. Este lugar, la terraza y el teatro Atlante, construidos a instancias de Antonio García, y adquirido en 1947 por la empresa Viuda de Yanes, SA, fue, durante mucho tiempo, uno de los referentes lúdicos y culturales del municipio, hasta su cierre definitivo en los años ochenta".

Su estructura de teatro y no tan sólo de sala de proyecciones, su amplitud, su especial significado histórico y, sobre todo, su pavimento de madera, lo convierten en un espacio singular. Según los datos disponibles, el suelo abatible se da también en el teatro Leal de La Laguna.