Vivir
RAMÓN MORALES GONZÁLEZ MIEMBRO DEL SECRETARIADO NACIONAL DEL STEC

"El Pacto es un gran fraude y un acto de maquillaje puro y duro"

El sindicalista asegura que la organización "está en condiciones de decir, por los datos que tiene, que entre el presente año y 2003 se producirá el mayor recorte de la historia en la educación".

EL DÍA, S/C de Tenerife
23/feb/02 21:35 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

Para Ramón Morales, del STEC, la política educativa de la Consejería "se ha caracterizado por su carácter economicista, donde se han retraído recursos tanto humanos como materiales".

- El STEC siempre ha puesto en entredicho los presupuestos del Pacto, ¿por qué?

- En el sindicato, cuando surgió el primer borrador del Pacto, lo estudiamos, debatimos e, incluso, intentamos con el resto de organizaciones hacer un frente común para ofrecer una alternativa. Al fin y al cabo, eran una serie de objetivos generales con los que estábamos de acuerdo. Pero claro, no venía acompañado de proyectos, calendario, programas, etc..., por lo que hicimos una propuesta con una serie de puntos, entre los que considerábamos importante el cómo se iba a financiar. Ahí estaban los puntos, y tras un largo y duro debate interno, decidimos firmar el Pacto. Mostramos la disconformidad con el procedimiento seguido para el debate y recogida de aportaciones, buscamos dialogar en todo aquello que significara mejorar el servicio público de la educación y otras exigencias que fueron recogidas, pero otra cosa es cómo se ha desarrollado posteriormente.

- ¿A qué se refiere?

- A una política actual que en los últimos años se ha caracterizado por su carácter economicista, donde se han retraído recursos tanto humanos como materiales. Es obvio, y las cifras lo demuestran; sobre todo, en aquellos centros donde no hay plantilla necesaria para apoyos, para cubrir las sustituciones o las necesidades educativas especiales, en las dotaciones económicas de material escolar o cuando se desvían fondos públicos para la enseñanza concertada o privada, a lo que mostramos nuestra oposición. Entendemos que, de esa manera, la docencia pública decrece en su aportación a la sociedad.

- ¿Es uno de los puntos más criticados?

- Lo que está claro es que en los presupuestos del presente ejercicio se ha aumentado la financiación a la enseñanza privada - concertada. Nosotros apostamos por la escuela pública y entendemos que hay una red privada, pero lo que no entendemos es ese desvío de fondos públicos a lo privado - concertado.

Neoliberalismo

- ¿Y a qué cree que es debido esto?

- Esta política responde, globalmente, a los tiempos nuevos en que vivimos, al triunfo de neoliberalismo económico, al tratado de Masstricht, al déficit cero, etc..., pero claro, todo eso repercute en el recorte en los servicios sociales como puedan ser la sanidad o enseñanza. En esto, desde luego, el actual Ejecutivo ha mostrado una gran "eficiencia", porque su gestión ha sido economicista.

- Como profesional de la enseñanza, ¿qué es lo que echa en falta en el Pacto?

- Vamos a ver. Como profesional, pienso que los objetivos que están en el Pacto son asumibles, aunque un tanto etéreos. Lo utópico puede ser realizable. Diría difuminado, empleando la palabra correcta. Lo que pasa es que queríamos estar dentro de la comisión de seguimiento del Pacto para conocer la ficha financiera, que fue un compromiso que adquirió el Ejecutivo a propuesta nuestra. Esa ficha ha sido conocida en la comisión de seguimiento, en la cual nosotros hemos querido que estén todas las organizaciones, firmantes o no, y ya hemos estrujado y desmenuzado los datos, siendo la conclusión que es una gran mentira. El Pacto es un gran fraude y un acto de maquillaje puro y duro de la política educativa del Gobierno.

- ¿Y por qué?

- Estamos en condiciones de decir, por los datos que nos han hecho llegar la propia Consejería y los estudios realizados por el Instituto Nacional de Estadística, que para el presente año y el 2003 se va a producir el mayor recorte de la historia en la educación canaria. En ambos ejercicios, el incremento total del gasto, que me gustaría llamar inversión, ronda un 5,9%, es decir, una media anual en torno al 3%. Es el más bajo en la reciente historia de la educación, por lo que estaríamos ante una congelación del gasto durante dos años. Esto se demuestra con el crecimiento del IPC. Quiere decir que se tienen previsto destinar unos 240 millones de euros (unos 40 mil millones de pesetas). Pero claro, de dónde salen, pues de recortar y eliminar servicios que se desarrollan en la actualidad.

RAMÓN MORALES GONZÁLEZ MIEMBRO DEL SECRETARIADO NACIONAL DEL STEC