Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La CE advierte formalmente a Italia del "serio incumplimiento" de sus presupuestos leer

LA CENTINELA


25/feb/02 19:05 PM
Edición impresa
Mamelucos

Mostraron un repertorio comercial, con dos canciones de fase, en el que destacó su segunda letra, un "chío, chío" dedicado al euro, la visita de la Reina...

Rockefeller

Dos canciones las dedicaron a Tenerife. Primero, denunciaron que Diablos Locos les revendió entradas de final el año pasado y criticaron que las murgas chicharreras no lleven chicas con banderas. Siguieron con una versión canariona de los "Totorotas tropicá" de Diablos 2001. Dada la juventud de los componentes, parecía una murga infantil de Tenerife. Intentan seguir los pasos de Diablos en Las Palmas.

Singuangos

Dieron una lección de cómo canta e interpreta una murga. Deleitaron con su estilo puro en el "Debate de la nacionalidad" para cerrar con una exquisita crítica a las huelgas.

Chancletas

Se presentaron con fuerza, criticando la comercialización de Sabandeños, demandaron un himno para Canarias y arremetieron contra Acha por las referencias a las murgas de Las Palmas. Se despidieron con una historia sosa sobre los problemas del hombre.

Bambones

Tras un repaso por los intrusos que alteran el Carnaval, siguieron con un genial "Estudio sociológico" en el que interpretaron los cuatro pareceres de aficionados sobre el ascenso del CD Tenerife. Al igual que Singuangos, sus letras son joyas que cuanto más se escuchan, más encanto y contenido tienen.

Serenquenquenes

Inauguraron su actuación con un pasodoble de chirigota sobre la huelga de pilotos, la UD Las Palmas y los problemas de grupos del Carnaval de Las Palmas. Su mejor imagen, con buenas letras y voces, la mostraron después, un poupurrí cargado de golpes de humor con referencias al Príncipe Felipe, a la Duquesita de Alba o Josefa Lutzardo. A ritmo de la canción de Marco demostraron el cambio del tiempo. Buen sabor de boca. La estructura de sus letras recordó por momentos a Mamelucos.

Diablos Locos

Comenzaron serios, con un pasodoble de crítica para cerrar con el éxito del Carnaval: "Operación hippie", un espectáculo que denuncia la llegada de visitantes al Carnaval. Brillante actuación.