Santa Cruz de Tenerife
JUAN MARRERO GONZÁLEZ

Explosión/implosión de nuestro Carnaval


26/feb/02 21:37 PM
Edición impresa

EN UN ESPLENDOROSO "Fin de Fiesta", traca final, explotó brillantemente nuestro Carnaval: una explosión de música, ritmo, color y alegría, de trepidantes danzas, de festivas canciones... en nuestro muy chicharrero y carnavalero Círculo de Amistad. Fue como la "Gran Final" de todo el Carnaval santacrucero del 2002, aunque, en verdad, era también "el inicio para la preparación del Carnaval del 2003" que dijo el presentador, Fdez. Trujillo. Por tanto, también una fulgurante implosión del mismo, un recogerse y concentrarse en sí mismo, con una experiencia más para seguir mejorando en el futuro en lo que es la fiesta chicharrera por excelencia: los Carnavales. Explosión, pues, seguida de implosión, como en un cataclismo sideral.

Una vistosa representación de lo mejor de los mismos se dio cita en tal acto: música romántica, armonizados, coros, vistosos atuendos... con la "Agrupación Lírica La Zarzuela" del Círculo y con la «Rondalla del Orfeón La Paz"; trepidantes y multi - cambiantes ritmos, la frenética y vibrante danza... con la "Comparsa Danzarines Canarios"; humor bueno y desenfadado, con jocosas letras alusivas a evidentes males de nuestra sociedad, incluso los que ya afectan seriamente al buen discurrir de estas fiestas..., con "Los Bambones" - que "exigían" calles más seguras, libres de mafias e indeseables - y con la "Afilarmónica Ni Fú Ni Fá", la cual cerró entre aplausos tan vistoso y festivo acto, acto en el cual, además, se entregaron e intercambiaron artísticos recordatorios entre la Sociedad, autoridades, grupos participantes, famosos del Carnaval...

Nuestro Charlot recibió, amén de una metopa, los más cariñosos aplausos...; un poeta le entregó en solitario un pergamino con un muy alusivo soneto que decía: "¡Oh!, qué grande este Charlot, y qué genial/ cuando imita como nadie al gran Chaplin/ en el paso, en el gesto, en el mohín.../ con que alegra a nuestro alegre Carnaval.// Ya su triunfo alcanza rango universal,/ ya su fama rebasó cualquier confín.../ ya se escucha allá en los Cielos un clarín/ cuando lleva la sonrisa a un hospital.// Entre huérfanos y enfermos yo le he visto/ como ángel que enviara el mismo Cristo/ repartiendo fe, esperanza y caridad.// Es entonces el Charlot que yo prefiero,/ no es el que hace aplaudir al mundo entero,/ el que siempre aplaudirá la Eternidad".

Especial aplauso recibió Lorena, nuestra actual Reina del Carnaval, al recibir de manos del presidente del Círculo, el infatigable D. Ignacio, una bella placa recordatoria. Para ella fue también un bello soneto recordando la gran gala y su llameante disfraz - alegoría "Alta temperatura", que decía: "...e incansable aquella fiesta transcurría/ en un triunfo trepidante y colosal:/ una Atenas de Dionisos que volvía,/ una Roma en renovada bacanal...,// un derroche de ilusión y de alegría/ en el Reino del Rey Momo y Don Carnal.../ ¡Y un mundo en suspenso que aplaudía/ al grandioso Santa Cruz del Carnaval!// Mas de pronto fue un incendio de hermosura:/ una llama que ganaba toda altura/ y una Venus triunfadora dentro de ella;// fue una pausa en tanto ardor, tanta locura,/ la más alta y sin igual temperatura/ que emanaba aquella diosa, la más bella».

Gran razón asiste, pues, a aquel poeta que el pasado año declamó un largo poema que así empezaba: "¡Canta y baila, chicharrero!/ ¡Olvídate de tus males!/ Un remedio hay verdadero,/ lo trae el loco febrero:/ los Carnavales", y que así terminaba: "Disfrutemos la hora pura/ la alegre, intensa y jovial,/ la que todas penas cura,/ la de la santa locura/ del Carnaval.// Disfruta los Carnavales/ del Círculo de Amistad./ No gozarás festivales/ de rondallas y corales/ como en dicha Sociedad".

JUAN MARRERO GONZÁLEZ