Internacional

Mueren 6 soldados de EE.UU al ser derribado un helicóptero en Afganistán

Los integristas de Al Qaeda alcanzaron con lazagranadas a dos aparatos "Chinook", uno de ellos logró levantar el vuelo y ponerse a salvo tras haber perdido a un soldado en la refriega. Los combates se recrudecen.

COLPISA, Kabul
5/mar/02 21:43 PM
Edición impresa

Tropas de la coalición antitalibán, encabezadas por destacamentos norteamericanos de fuerzas especiales, continuaban ayer sin éxito tratando de acabar con el reducto que los militantes de Al Qaeda han creado en el inaccesible macizo montañoso al sureste de Gardez.

Pese a la intensidad de los bombardeos y al devastador efecto de las nuevas bombas "termobáricas", los extremistas islámicos resisten encarnizadamente y lograron ayer de madrugada alcanzar con disparos de lanzagranadas a dos helicópteros norteamericanos para transporte de tropas. Uno de los aparatos fue derribado, lo que causó la muerte de por lo menos seis militares estadounidenses que viajaban en su interior, mientras el otro lograba levantar el vuelo y ponerse a salvo tras haber perdido a un soldado en la refriega.

Es evidente que la presencia americana en la fuerza de más de 2.000 hombres que participa en la ofensiva contra los atrincherados en la montañas de Manar es considerable y va más allá de una simple labor de asesoramiento a los combatientes leales al nuevo Gobierno afgano. Lo testifica el hecho de que en la zona hayan aparecido los gigantescos helicópteros de transporte de tropas MH-47 Chinook.

Dos de esos aparatos fueron blanco de disparos de lanzagranadas de los integristas parapetados en la red de túneles y cuevas cercanas a Zurmat y Arma. Según el Pentágono, cuyo portavoz no ha facilitado una información demasiado exhaustiva de lo sucedido, uno de los helicópteros fue abatido y se estima muy probable que todos sus ocupantes hayan perecido. Se habla de por los menos seis muertos. El segundo helicóptero logró huir pero llevando a bordo el cadáver de un soldado.