Vivir

Sustraen 25 ejemplares de una orquídea endémica de la Isla

Política Territorial y Medio Ambiente advierte de que el atentado ecológico ocasionará "un duro golpe" a la recuperación natural de la especie, de la que quedan menos de quinientos ejemplares.

EL DÍA, S/C de Tenerife
5/mar/02 21:43 PM
Edición impresa

Veinticinco ejemplares de orquídeas endémicas de Canarias (Barlia metlesicsiana) fueron sustraídas en días pasados de una finca de Guía de Isora en la que la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente realiza el seguimiento de esta especie amenazada, informó ayer este departamento en una nota de Prensa.

La población de esta orquídea de la isla de Tenerife, que se encuentra en peligro de extinción y que destaca por sus llamativos colores, no supera el medio millar de ejemplares, por lo que la Consejería de Política Territorial advierte que "este atentado ecológico mermará la producción de semillas del presente año, ocasionando un duro golpe para la recuperación natural de la especie y afectando la estabilidad futura de su población".

Añade que "estos atentados ecológicos reciben la calificación de delitos en el Código Penal y son castigados con pena de presión o multa", que especifica que "el que corte, tale, queme, arranque o efectúe tráfico ilegal de alguna especie o subespecie de flora amenazada, o destruya o altere gravemente su hábitat será castigado con la pena de prisión o multa".

Responsabilidad

Juan Carlos Moreno, director general de Política Ambiental, ha declarado que "preservar la diversidad biológica, emblema de nuestra identidad, es una gran responsabilidad que deben asumir los canarios, para garantizar el futuro de este legado a las próximas generaciones".

Política Territorial y Medio Ambiente trabaja para salvaguardar la biodiversidad canaria y presta especial atención a aquellas especies silvestres más amenazadas. El pasado día 2 de agosto entró en vigor el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, que tiene como objetivo la protección real y eficaz de las más de cuatrocientas especies, subespecies y poblaciones vegetales y animales del Archipiélago, clasificadas como en peligro de extinción, sensibles a las alteraciones de su hábitat, vulnerables o de interés especial.