Jornada Deportiva

John, prepárate que ahí va Javi

Clemente, en estado puro. El técnico vasco ofreció ayer una larga rueda de Prensa sin desecho e hizo honor a su fama... de duro.
7/mar/02 14:08 PM
Edición impresa

LOS PUNTOS

"Cuatro de cada seis, la releche"

El entrenador habló de los puntos que el equipo necesita para conseguir el objetivo: "De los últimos seis puntos, hemos sacado cuatro. Sumarlos cada dos partidos hasta el final sería la releche, aunque podríamos conseguir seis de seis por si acaso luego sólo obtenemos uno". Dijo que "nuestro objetivo son los puntos y no otra cosa, aunque nadie sabe aún cuántos hacen falta para salvarse. El que acierte con eso, que se dedique a hacer quinielas. Lo que sí sabemos es que con 43 ó 44 se podría lograr. Ojalá lleguemos a los 47". A su juicio, el equipo está haciéndolo bien en el plano físico, "aunque no se puede estar acumulando mucho trabajo cuando también hay que trabajar en el concepto del juego. Tenemos que estar mucho tiempo con el fundamento, pues mis ideas son distintas a las de Pepe (Mel). Eso no quiere decir que mis cosas sean mejores". También incidió sobre su desconocimiento de la actitud del equipo fuera de casa: "Hasta que no los vea jugar el domingo no diré nada. En casa lo he visto esforzado y entregado, también haciéndolo mal, pero ésa es una cosa y no esforzarse, otra. Hay muchos equipos que cuando van fuera se asustan un poco y eso es lo que no sé del Tenerife. El esfuerzo de casa hay que ponerlo fuera porque si no es así se pierde seguro". El técnico negó la posibilidad de fichar un jugador y mostró desconocimiento sobre la situación aún investigada del pasaporte de Marioni.

JORNADA, S/C de Tenerife

Javier Clemente se mostró sincero (alguien diría que polémico) y no dudó en censurar con dureza a Jonh Toshack, entrenador de la Real Sociedad, tal vez queriendo asumir la presión que pretende evitar a su equipo el domingo.

Cuando fue cuestionado por las críticas del galés a su labor anterior en el conjunto donostiarra, la respuesta fue contundente y clarísima. Además, el preparador vasco ofreció su particular clase de metodología. Un auténtico recital no exento de humor, de ironía.

Con calzado nuevo, zapateando en la tarima desde la que habló, empezó diciendo que "no me preocupa el recibimiento que me puedan dar en Donostia. Los públicos tienen libertad para hacer lo que quieran. Yo no he tenido ningún problema allí. La afición nunca protestó contra mí y mi marcha fue producto de los resultados, pues teníamos cinco puntos en otros tantos encuentros; el público estuvo correctísimo. Sí es cierto que hubo un diario que hizo una campaña como para ganar las elecciones. El Diario Vasco fue el que trajo a John Toshack".

Al parecer, el entrenador realista todavía echa la culpa de los males de su equipo a Javier Clemente, a quien, evidentemente, no le hacen gracia las insinuaciones: "He llegado a la Isla y nadie me ha oído hablar ni de Felipe ni de Mel ni de nadie. Llegué sabiendo que el Tenerife es último y tiene problemas. Yo no he dicho que el trabajo no está bien hecho ni que el equipo no está entrenado. No tengo por qué comentar nada negativo de los anteriores y eso es lo que entiendo que debe hacer un buen profesional: respetar".

Clemente siguió explicándose: "Cuando uno empieza debe trabajar con lo que tiene. Yo soy responsable del actual equipo y me encargo de él. Si yo no hubiera hecho eso, hubiese dicho que no venía, que se apechugaran con lo que había. Si uno quiere hablar del entrenador anterior o del secretario técnico, debe hacerlo en privado o pensando en el futuro. No se puede decir que hemos perdido con el Espanyol o con el Guadalajara porque el otro fichó mal. Hay que ser más honestos, dejar a los anteriores en paz".

Los "mensajes"

"Sin embargo, John -continuó Clemente- me ha estado mandando mensajes. En el mundo del fútbol todo el mundo hereda un equipo, salvo que sea un entrenador más inteligente que todo el mundo y tenga 22 jugadores nuevos. El que tiene que hablar de los males de la Real es su entrenador. Si quiere hacerlo, que lo haga. Para mí, es un equipo que lleva tres años en situación delicada porque no le salen las cosas o porque los demás son mejores. Toshack sabe los problemas de su equipo y yo ya tengo bastante con el mío. Cada técnico, que hable de lo suyo. El que quiera hacerlo del Tenerife, que lo haga, que ya me encargaré yo de contestarle para que se meta en su casa y no con los problemas de los demás. Yo no puedo hablar negativamente de ningún club porque hay que respetarlos a todos".

A Clemente le preguntaron, a renglón seguido, por el motivo del deterioro de su "amistad" con John, pero el vasco replicó con velocidad: "¿Amigos? Conocidos. Desde hace un año me echa la culpa de todo. Lógicamente, me tengo que cabrear y le contesto, y eso no le gusta. A John, o le aplaudes o no le digas nada porque como lo hagas se enfada. Ése es su problema. Yo le he contestado y a él no le ha gustado. Pues ya está, él va por la acera de la izquierda y yo por la de la derecha, y no hay ningún problema".

Ante tanta afirmación, la insistencia periodística provocó aún más: "Lo vuelvo a decir claro: Toshack no tiene por qué hablar de mí ni responsabilizarme de sus buenos o malos resultados. Hace dos o tres meses me echaba la culpa cada vez que perdía. ¿Por qué lo hacía si hace un año que no estoy allí? Yo no quiero tener mal rollo con él, pero si habla de mí le contesto. No tiene que recurrir a mí cada vez que pierde. Yo no quiero nada con él porque, además, no tenemos nada que ver. Él es el entrenador de la Real Sociedad y punto. Si no le gustan cosas de su equipo, pues que no hubiera ido. Es como si yo digo ahora que Castro Santos fichó hace tres años a un jugador que no me gusta".

Las frases