Tenerife Norte
E. DOMÍNGUEZ

El Hermano Pedro, el primer santo canario


8/mar/02 18:23 PM
Edición impresa

METIDOS DE LLENO en la época cuaresmal que este año se nos adelanta en comparación con años anteriores, debemos notar la alegría que nos causa la noticia que ha difundido el Papa, de llevar a los altares al Hermano Pedro de Vilaflor. A la espera quedarán el Padre Anchieta y Sor María de Jesús, que deberán esperar ese otro momento. Sin embargo, alguien ha dicho que ahora le tocará el próximo turno al "beato" José Carlos Mauricio, por aquello de la igualdad regional. O la presidenta de aquel Cabildo.

Otros anuncian que una buena representación, por lo menos de los municipios de Vilaflor y Granadilla, acudirá a tan solemne acto, más las representaciones que, por lógica y como Región Canaria, deben estar el 31 de julio en ese acto de Guatemala.

El Hermano Pedro es el primer santo canario que sube a los altares, y como tinerfeño, nos agrada la noticia, y como canario mucho más, pero por aquello de ser canario-tinerfeño en algunas emisoras de televisión regional se le ha dado muy poca importancia. Sólo en los informativos y como noticia, pero sin mayor importancia. Quizá deba ser que este nuevo santo perteneciente a Vilaflor, en la Isla de Tenerife, pasa desapercibido, mientras que a cualquier "novelería" que se produzca en la provincia de enfrente se le sirven y a "la carta" programas especiales, incluso los emiten por la cadena internacional.

El pueblo tinerfeño ha recibido la noticia con satisfacción, pues los méritos y las buenas virtudes del Hermano Pedro han quedado muy bien reflejadas. Las autoridades de Vilaflor y en concreto su alcalde, el Sr. Fumero, han manifestado la gran alegría de esta noticia que ampliamente han celebrado todos los habitantes de aquel municipio. Lo mismo ocurrió en Granadilla y en todos los rincones de las Islas.

Por La Laguna, las campanas de la catedral anunciaban la noticia, y en otras iglesias o parroquias sucedía lo mismo. Otros pueblos no correspondieron, pero en una gran mayoría, campanas, los templos parroquiales más importantes de la Diócesis pregonaron la "buena nueva".

Mientras tanto, algunos ya piensan irse a Guatemala, entre ellos los altos cargos políticos que, dicho sea de paso, se han olvidado un poco del municipio más alto de España: Vilaflor.

Finalmente, felicitar a Vilaflor y Granadilla por la grata noticia y del mismo modo lo hacemos con todos los canarios, pues no todos los días son tan gratos y tan hermosos como los que vive Vilaflor casi al comenzar el nuevo siglo y milenio: el Hermano Pedro, un destacado servidor de Cristo, sube a los altares como el primer santo canario.

E. DOMÍNGUEZ