Tenerife Norte

La patrulla social de La Orotava estará compuesta por siete agentes locales

Comenzará a actuar en breve con el objetivo de reforzar el seguimiento de las familias desarraigadas. Su creación se une a la de un centro de día para jóvenes de la zona alta.

EL DÍA, La Orotava
8/mar/02 18:23 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Orotava

Las medidas anunciadas por el gobierno orotavense (CC) para luchar contra los malos tratos a la mujer, el absentismo escolar y el desinterés de algunos padres por la educación de sus hijos no sólo toman cuerpo, sino que comenzarán a desarrollarse en breve. Una de las principales es la creación de una patrulla social que, finalmente, estará compuesta por siete agentes de Policía Local y no sólo cinco, según se acordó en la última reunión mantenida con la jefa del Cuerpo.

La patrulla social tendrá como cometido reforzar el seguimiento de las familias desarraigadas, acudiendo incluso a los domicilios si resulta preciso.

La iniciativa se completará con la organización de unas jornadas sobre los problemas de la mujer y de los menores, para las que el Ayuntamiento ya ha establecido contactos con el Gobierno regional.

También se creará un centro de día en la zona alta para jóvenes en situación de prerriesgo o riesgo social. En la actualidad, el Consistorio busca un local para este servicio, que puede ofertarse en un plazo de un mes, según señaló ayer a EL DÍA la concejala de Servicios Sociales, María C. Delgado Taoro.

El centro permitirá que los jóvenes estén en sus dependencias todo el día, almorzando, realizando diversas actividades cognitivas y manuales y yendo a dormir por las noches a sus domicilios.

Todas estas medidas se expusieron recientemente en una reunión mantenida por los ediles de Servicios Sociales y Educación con los cuatro directores de los centros educativos de la zona alta.

La cita surgió después de que el CEO Manuel de Falla decidiera denunciar en los juzgados ordinarios a siete padres por su "desinterés" por la educación de sus hijos. Entre otras cosas, sirvió para que los colegios reivindicaran más personal social y un horario concreto para las reuniones con el Consistorio.