Sucesos

Reducen a un perturbado que amenazaba con quitarse la vida en La Laguna

Tal era su grado de excitación nerviosa que la Policía Local de Aguere lo evacuó hasta el Centro de Salud de la avenida de La Trinidad, donde se enfrentó a los facultativos que se encontraban de guardia, por lo que fue reducido con sábanas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
8/mar/02 9:34 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

Agentes de la Policía Local de La Laguna redujeron a un hombre que trataba de poner fin a su vida en el interior de su domicilio sito en la calle José Gregorio Hernández en el barrio de El Coromoto en Aguere, no sin que con anterioridad destrozase parte del mobiliario de su casa y amenazase a toda aquella persona que se acercó con el fin de prestarle ayuda, según informaron a EL DÍA fuentes policiales.

Los hechos en los que se vio implicado J.F.C.G., de 30 años de edad, tuvieron lugar el pasado martes, alrededor de las 19:00 horas, cuando la sala del Cecoes ponía en conocimiento de los agentes que era necesaria su presencia en el lugar, ya que un hombre había sufrido un accidente de tráfico y se encontraba en un estado de excitación nerviosa, sangrando de forma abundante y rechazaba cualquier tipo de ayuda.

De hecho, una ambulancia se trasladó hasta la mencionada calle con la finalidad de prestarle los primeros auxilios y la víctima se enfrentó a los sanitarios quienes tuvieron que salir huyendo.

Poco después llegaba al lugar el equipo de Atestados de la Policía Local de La Laguna. Nada más bajarse del vehículo celular, los agentes fueron recibidos por el iracundo ciudadano que trató de agredirles al tiempo que se negaba a su identificación mientras huía y se introducía en el interior de su domicilio.

Poco después comenzaron a oírse una serie de golpes y frases tales como "me voy a quitar la vida". Los policías locales tras denodados esfuerzos lograron convencer a J.F.C.G. para que abriese la puerta. En ese momento fue reducido por dos dotaciones desplazadas al lugar, quienes evacuaron al herido hasta el centro de salud de la avenida de La Trinidad, donde nuevamente se enfrentó a los facultativos de guardia y a los policias que lo custodiaban, por lo que fue reducido con sábanas y trasladado hasta dependencias policiales. Allí se le instruyeron las correspondientes diligencias y pasó a disposición del Juzgado Número 5 de La Laguna que se hallaba de guardia.

Los agentes detectaron que el precitado se encontraba bajo los efectos de alguna sustancia estupefaciente, que no había sufrido accidente alguno y que en el interior del domicilio, al que no accedieron al no tener la preceptiva orden judicial, aunque al estar entreabierta la puerta pudieron observar la presencia de una katana y todo revuelto.