Internacional

Al menos 43 muertos en el día más sangriento de la intifada

37 palestinos y seis israelíes perdieron la vida ayer en una jornada en la que Israel recrudeció sus ataques horas después de que el presidente Bush anunciara el envío la semana próxima del general Zinni. Esta ofensiva podría responder al considerable descenso de la popularidad de Sharon. Un 53% de los encuestados está en contra de su política.

COLPISA, Jerusalén
9/mar/02 21:47 PM
Edición impresa

Israel recrudeció ayer sus ataques contra objetivos palestinos y la jornada terminó siendo la que se ha cobrado más víctimas mortales desde que comenzó la intifada hace 17 meses. Al menos 37 palestinos y seis israelíes murieron.

La ofensiva, que se inició el martes, se intensificó sólo unas horas después de que el presidente Bush anunciara en Washington que la semana próxima enviará a la zona al general Anthony Zinni.

En medios diplomáticos se relacionaban las dos cosas. Israel pretendería castigar duramente a los palestinos para que éstos, exhaustos, se vean forzados a acordar un alto el fuego con el enviado norteamericano.

Otro motivo que explicaría la ofensiva militar es el considerable descenso de la popularidad de Ariel Sharon. Según un sondeo publicado, el 53 por ciento de los encuestados se manifiestan en desacuerdo con su política.

Sharon dijo anoche que está dispuesto a conducir las negociaciones de alto el fuego sin condiciones previas. Esto implica que los siete días de calma absoluta que exigía a Arafat han dejado de ser un obstáculo.

El desencadenante de la represión de ayer fue un atentado que llevó a cabo un miembro de Hamas de 19 años que se introdujo clandestinamente en una colonia del sur de la franja de Gaza.

El activista abrió fuego y lanzó varias granadas contra un grupo de jóvenes que se preparaban para ser soldados en una academia militar religiosa y que en ese momento estaban rezando. Otros 23 jóvenes resultaron heridos.

Por la espalda

Los combates fueron particularmente intensos en la franja de Gaza y en algunas localidades de Cisjordania. Entre los muertos figura el general Ahmed Mefray, que es el oficial palestino de mayor graduación que muere desde el inicio de la intifada, y un niño de 9 años abatido de un balazo en la espalda. Una gran parte de las víctimas son civiles.

En la franja de Gaza los peores combates tuvieron lugar en el pueblo de Juzaa, donde entró el Ejército, y donde perdieron la vida 17 palestinos incluido el general Mefray. En el norte de Gaza, los barcos de guerra bombardearon un centro de la fuerza naval palestina matando a tres personas.

El Ejército envió a sus tropas y tanques, apoyados por helicópteros, a Belén y a varios pueblos y campos de refugiados aledaños. Los palestinos resistieron como pudieron pero al menos ocho perdieron la vida, incluido el director de un hospital.