Sucesos

Unas 800 personas asisten al funeral por la niña Tamara Navas, asesinada en Salou

El cuerpo de la pequeña de nueve años, desaparecida hace un año, fue encontrado dentro de una bolsa de plástico en el interior de un apartamento muy cercano a su domicilio y propiedad del albañil Joan Miquel Cerrillo, que está en prisión por estos hechos.

EFE, Tarragona
10/mar/02 9:34 AM
Edición impresa

Unas 800 personas asistieron ayer al funeral por la niña Tamara Navas, cuyo cadáver fue encontrado hace dos semanas en el apartamento de un albañil, en una emotiva ceremonia que se celebró en la iglesia de Santa María del Mar de Salou (Tarragona).

El cuerpo de la pequeña Tamara, de 9 años, desaparecida hace un año, fue encontrado dentro de una bolsa de plástico en el interior de un apartamento, muy cercano a su domicilio, y propiedad del albañil Joan Miquel Cerrillo, que está en prisión por estos hechos.

En el templo de Santa María del Mar se reunieron 500 personas, entre las que se encontraban los padres y el hermano de la niña, mientras que otros 300 vecinos de Salou tuvieron que permanecer en el exterior de la iglesia, dado que no quedaba espacio en el interior.

Las 300 personas concentradas en el exterior de la iglesia prorrumpieron en aplausos en el momento en que el féretro con el cuerpo de la pequeña fue sacado de la iglesia, en cuya fachada se apoyaban cientos de ramos y coronas de flores enviadas por familiares, entidades ciudadanas y de su colegio.

Las pruebas de ADN efectuadas al cadáver de la menor, que fue descubierto en avanzado estado de descomposición, indican que la muerte se produjo poco después de su desaparición.

Los Institutos Nacionales de Toxicología de Madrid y Barcelona continúan analizando las muestras de los restos del cadáver de la pequeña para determinar las circunstancias en que se produjo la muerte.

El albañil Joan Miquel Cerrillo, de 45 años e inquilino del apartamento de Salou donde fue encontrado el cadáver de la niña, está encarcelado desde el pasado día 2 de marzo en la prisión de Tarragona acusado de un delito de homicidio, pese a que insiste constantemente en que él no mató a la niña.

El abogado de oficio del detenido, Andrés Alberto Márquez, deberá continuar la defensa de Joan Miquel Cerrillo, después de que el Colegio de Abogados de Tarragona no aceptara su renuncia alegando motivos de conciencia.