Criterios
ANA MARÍA ORAMAS *

Derechos y desvelos


10/mar/02 20:54 PM
Edición impresa

DESDE HACE UNOS DÍAS asistimos en toda España a un debate que, de una vez por todas, ha trascendido del ámbito estrictamente local y se ha planteado en el ámbito nacional: el ocio nocturno de nuestra juventud y la forma de encontrar la convivencia de derechos como el del descanso de los vecinos, el de la actividad empresarial y el de la diversión de nuestros jóvenes.

En La Laguna vivimos con esta situación desde hace muchos años. Vecinos de la zona conocida como "Cuadrilátero", empresarios del ocio nocturno y usuarios de éste representan las tres partes implicadas en esta colisión de derechos. La Administración, por su parte, también está vinculada como garante de esos derechos y de la legalidad vigente.

Este conflicto que se vive cada fin de semana sólo puede solucionarse con el diálogo de todas las partes implicadas. Creo que podemos estar todos de acuerdo en que será un fracaso la puesta en marcha de cualquier solución que suponga el menoscabo del ejercicio de cualquiera de los derechos de las tres partes. Los empresarios realizan una oferta de ocio porque saben que existe una demanda por parte de la población (miles de personas cada fin de semana). Los vecinos, por su parte, escogieron en su día esta zona para residir y tienen derecho a disfrutar de un merecido descanso.

Así las cosas, sólo el diálogo, el debate y la búsqueda de una solución de consenso, con aportaciones de todos, de las citadas tres partes, de las Administraciones Públicas y los grupos que en ellas están representados, sólo con esta actitud lograremos actuar en la verdadera defensa de los intereses de todos siempre dentro de la legalidad.

Tampoco debemos caer en la tentación de demonizar el comportamiento de nuestros jóvenes, que al fin y al cabo sólo buscan fórmulas en las que ocupar su tiempo libre, pasar un rato agradable junto a sus amigos o asomarse a las ventanas que, por razón de su edad, se abren ante ellos de forma continuada.

Desde la Corporación Municipal tratamos de encontrar soluciones que satisfagan a todos. La presencia policial es una de las vías para resolver el problema, aunque no la única. Además, las carencias en medios materiales y humanos, provocadas por una plantilla que se ha quedado escasa ante el crecimiento poblacional y la extensión del municipio, hacen inviable, a día de hoy, fundamentar toda la solución en esta posibilidad.

Nuevas plazas de policía creadas el año pasado, y previstas para éste y el que viene vendrán a cubrir en parte estas carencias. Debemos hacer además un esfuerzo añadido en el control del cumplimiento de la legalidad en cuanto al horario de cierre, las licencias de apertura, las medidas de insonorización, de seguridad, la prohibición de venta de alcohol a menores, de su consumo en la vía pública.

Otra vía inminente será la instalación de forma experimental de varias cámaras de vigilancia en esta zona - acuerdo que se ha alcanzado con un alto grado de consenso entre las partes implicadas - que todos esperamos que suponga otro paso más en la resolución del conflicto. Aunque, insisto, la respuesta policial jamás debe ser la única, sí que evitará actitudes relacionadas con la delincuencia que por desgracia se mezclan con el ocio nocturno en nuestra ciudad.

Pero no sólo debemos actuar de noche, también la calidad de vida de los vecinos durante el día es fuente de inquietud para la Corporación. Para ello, nos hemos propuesto, y así lo estamos logrando, que al amanecer las calles de esta zona amanezcan limpias. Cuadrillas de Urbaser efectúan zafarranchos de limpieza las mañanas de los sábados y domingos con el fin de garantizar, en la mayor medida posible, la vuelta a la normalidad de esta vital zona de la ciudad.

Cualquier intento por analizar esta situación nos conduce inexorablemente al fondo de este debate, es decir, a la necesidad de ofrecer a los jóvenes (y a los ya no tan jóvenes) alternativas al tipo de ocio nocturno existente hasta la fecha, la única opción hasta ahora existente, como única solución realmente efectiva a esta colisión de derechos.

Y en ese camino estamos. Desde la Corporación, con la mano tendida a los grupos en ella representados, a los colectivos juveniles, a los de empresarios del ocio nocturno y a los vecinos, estamos poniendo en práctica iniciativas alternativas como las jornadas de ocio nocturno desarrolladas en la plaza del Adelantado y en el Instituto de Enseñanza Secundaria La Laboral, que han supuesto un éxito de participación. A éstas hay que sumar el desarrollo, en los propios bares y discotecas, de programas como "La Laguna, Ciudad de Poesía" o el de humor que en estos días se ha desarrollado.

Actividades atractivas basadas en valores como el respeto por el medio ambiente, los hábitos de vida saludables, la práctica de actividades deportivas, la estimulación intelectual, música, teatro, etcétera, han abierto el verdadero camino en la búsqueda de una solución a una situación que, por implicar a nuestros jóvenes, es objeto de nuestra mayor preocupación.

Así es que sólo nos queda continuar en este camino de diálogo abierto, escuchar todas las opiniones y respetar todos los puntos de vista, porque al fin y al cabo para eso estamos quienes desde las instituciones tratamos de diseñar un futuro mejor con todos y para todos.

* Alcaldesa de La Laguna

ANA MARÍA ORAMAS *