Criterios
RICARDO MELCHIOR NAVARRO *

Orgullo compartido


10/mar/02 20:54 PM
Edición impresa

LA ESPERADA NOTICIA de la canonización del Hermano Pedro de Betancur, confirmada por el Vaticano el pasado día 26, ha llenado de satisfacción al conjunto de la población de Tenerife y del Archipiélago. El hecho de que por primer vez en la historia se reconozca la santidad de un nacido en esta tierra nos convierte a todos en testigos privilegiados de este acontecimiento. Como bien decía recientemente el obispo de la Diócesis Nivariense, Don Felipe Fernández, a todos nos hubiese gustado que, por razones de proximidad, la ceremonia de canonización se celebrase en Roma. No obstante, con la generosidad que caracteriza al pueblo de estas Islas, aceptamos la decisión del Papa, consistente en llevarla a cabo en Guatemala, donde desarrolló su apostolado en defensa de los más humildes.

Durante la presente semana, con motivo de la celebración en Tenerife del V Foro Hemisférico de Ciudades Hermanas del Condado de Miami-Dade, ha estado entre nosotros el alcalde de la capital guatemalteca, Don Fritz García-Gallont. La coincidencia nos ha permitido avanzar, junto al obispo, en algunos aspectos relacionados con la peregrinación, en la que ya se venía trabajando desde la Diócesis tinerfeña. A partir del instante en que se confirmó la noticia de la canonización, entendimos que el Cabildo Insular tenía que colaborar con las autoridades eclesiásticas, en la medida de sus posibilidades, como también los Ayuntamientos, y contribuir en el feliz desarrollo de este desplazamiento masivo.

Nos consta que son muchísimas las personas que quieren estar en la ceremonia del próximo 31 de julio, como también las dificultades que entraña, sobre todo por la lejanía y las limitaciones de alojamiento. Hay que tener en cuenta que la sola presencia de Juan Pablo II en la zona va a mover hasta aquella capital a cientos de miles de ciudadanos de Guatemala y de toda Centroamérica. De ahí que el contacto con el máximo responsable de su Municipalidad haya surgido como providencial, porque en él hemos hallado a una persona receptiva y sensible con nuestras inquietudes. Y puedo dar fe de que, apenas tomar tierra en Tenerife, el alcalde guatemalteco mostró un interés enorme por desplazarse hacia el Sur para conocer la zona de Chasna, donde nació el Hermano Pedro, y visitar la cueva que lleva su nombre.

Este contacto nos ha permitido también establecer las bases para el próximo hermanamiento de la Isla con la ciudad de Guatemala, que en definitiva servirá para formalizar una ligazón que perdura desde hace más de trescientos años, cuando Pedro de Betancur se estableció en aquellas tierras. Allí, además de dedicarse en cuerpo y alma a los más desfavorecidos, con una predisposición especial para con los niños huérfanos, nuestro paisano puso nombres isleños a diversos lugares de la zona. Todo ello contribuye al conocimiento que se tiene de nuestra existencia, a través de la personalidad de quien llena de orgullo a dos pueblos y sirve, asimismo, de ejemplo a la humanidad entera en el mejor de los ejercicios: darse a los demás sin esperar nada a cambio. Y eso mismo es hermanar.

* Presidente del Cabildo de Tenerife

RICARDO MELCHIOR NAVARRO *