Criterios
DE DOMINGO A DOMINGO FRANCISCO AYALA

Huelga interminable


10/mar/02 20:54 PM
Edición impresa
PARECE QUE NADIE tiene interés en solucionar el problema. La "cúpula", que dicen los políticos cursis, de la Unión General de Trabajadores, ha enviado a Tenerife dos representantes, pero ni por esas. Lejos de entenderse patronal y sindicatos, casi terminan tirándose los trastos a la cabeza en la reunión que se celebró en el Recinto Ferial la víspera de la séptima jornada de paro. Y el martes pasado también tuvimos huelga, apedreamientos de guaguas, niños que se quedan sin clase por falta de transporte y pasajeros que las pasan canutas en los dos aeropuertos de la Isla. Si tan pequeñas son las diferencias en las negociaciones, como dice el consejero de Transportes y Turismo, Don José Carlos Becerra, lo que no se explica es por qué una o las dos partes no ceden y se "emperran", que dicen en mi pueblo, en atrincherarse en sus posturas. Hay que pensar que alguien está echando más leña a esta hoguera. Puede ser verdad, como ya han denunciado algunos trabajadores, que hay presiones para que el conflicto se prolongue. Por lo pronto, UGT ha eliminado, o sustituido, a su representante en las negociaciones, Don Cristóbal Arroyo, que fue el ilustre farfollero que se soltó aquello de que el público había apedreado las guaguas "por solidaridad con los huelguistas". El señor Arroyo fue desplazado por Don Miguel Barrachina, enviado por la Federación de Transportes del sindicato. Y también participa en las reuniones el representante de la Federación de Comunicación y Transporte de CC.OO., Don Miguel Borredal. Uno y otro, insisto, poco han podido aportar a un arreglo. Es más, la tensión, según dicen, aumentó considerablemente en esa reunión del lunes pasado.
El cabreo de los negociadores se extendió a los mensajeros, es decir, a los informadores, a los cuales se les prohibió el paso al "Palacio de la Gotera" para que no fueran con cuentos por ahí. Es evidente que si se cierran las puertas es porque algo hay que ocultar y en este tinglado hay muchas cosas que no se comprenden. Como se sabe, el resultado de este "desencuentro" fue la amenaza de convocar un día más de paro a la semana a partir del día 12, que es el martes que viene.
Y un inciso. Parece que a los responsables se les ha olvidado que treinta o veinte es menos que cuarenta y más vale poco que nada. Me refiero a los servicios mínimos decretados por la autoridad, que no bajan del 40 por ciento. Creo que si se dejan en el treinta o en el 20 por ciento, a lo mejor encajan y mediante una cuenta, incluso con los dedos, que sería capaz de hacer hasta el señor Arroyo, en lugar de los 65.000 pasajeros afectados en el "Reina Sofía", unos 19.500 podrían venir en guagua, que algo es algo. Y así las agencias de viajes no tendrían que tomar las medidas "drásticas" que anuncian, que no adivino cuáles pueden ser, como no se decidan por picar las gomas de las guaguas. No solucionarían nada pero jeringarían.
DE DOMINGO A DOMINGO FRANCISCO AYALA