Jornada Deportiva
AUTOMOVILISMO

Peugeot sigue mandando en el Rally de Córcega


10/mar/02 14:09 PM
Edición impresa

EFE, Córcega

El francés Gilles Panizzi, el finlandés Marcus Gronholm y el inglés Richard Burns, los tres hombres de Peugeot, se mantienen al frente del Rally de Córcega, tercera prueba del Mundial, tras la segunda etapa, en la que el español Carlos Sainz (Ford) ha acabado sexto.

Panizzi, líder desde el primer tramo y que ayer marcó el mejor tiempo en cuatro de los siete disputados, manda en la isla francesa, en donde se impuso hace dos años y fue segundo en 2001, ahora con 41 segundos y siete décimas sobre Gornholm, líder del Mundial, y 1:02.1 sobre Burns, actual campeón del mundo. Los 206 WRC han vuelto a evidenciar su poderío sobre asfalto, incluso sobre piso mojado, como ocurrió ayer.

Tras ellos están clasificados el francés Philippe Bugalski (Citroen Xsara), a 1:59.5, y los dos titulares de Ford, el escocés Colin McRae, a 2:05.0, y el español Carlos Sainz, a 2:20.2, y el noruego de Subaru Petter Solberg, ganador de dos tramos y a quien un pinchazo en el último tramo le hizo caer de la cuarta a la séptima posición, a 2:24.3 del líder.

Carlos Sainz, sexto

Carlos Sainz, al contrario de lo que sucedió el primer día, no pudo sacar partido a su favor de la lluvia que acompañó a los pilotos a los largo de los 154,83 kilómetros cronometrados.

En la primera especial Sainz se arriesgó y montó un tipo de neumáticos que a la postre resultaron los equivocados. El resultado: más de medio minuto perdido sobre los 36,73 kilómetros de la especial. Cayó de la quinta a la sexta plaza.

En la asistencia posterior Sainz rectificó y se decantó por unas gomas diferentes, más adaptadas al agua y en la serie de tres tramos seguidos con siguió recuperar parte del terreno perdido hasta situarse de nuevo en la quinta plaza en la que acabó la primera jornada.

En la última serie de tres tramos seguidos Carlos Sainz protagonizó una enconada lucha con Solberg, Bugalski y McRae. El madrileño no pudo evitar ser superado por el francés y el escocés, pero sacó partido de el pinchazo sufrido por Solberg para mantenerse en el límite de la zona de puntuación.

En la tercera etapa, con los tres Peugeot destacados y casi seguros ocupantes del podio de Ajaccio, el interés se centrará en la pugna por repartirse los puestos de cuarto al sexto.

Tommi Makinen (Subaru Impreza) tuvo que abandonar al sufrir una salida de pista durante la disputa del quinto tramo.

Hoy se disputará la tercera y última etapa, de 112 kilómetros de lucha contrarreloj sobre cuatro tramos cronometrados, dos diferentes (de 24,21 y 31,79 kms.) que se recorrerán dos veces. Puede ser un buen día para Carlos Sainz.

AUTOMOVILISMO