Tenerife

Sí a los derechos de los inmigrantes, ¿y a los de nuestra gente?


10/mar/02 12:00 PM
Edición impresa

HACE MESES QUE AVISAMOS en estas mismas columnas. Temíamos que la avalancha de los "sin papeles" al Archipiélago, en lugar de encauzarse, tomara la derrota de la inepcia y de la confrontación interadministrativas. Pues, nada, el recelo de EL DÍA se ha cumplido. Desgraciadamente. Y ahí tenemos a Gobiernos y oposiciones en un peloteo, tan estéril como estruendoso, que no aporta ni un solo destello de sensatez ni tampoco cumplidas, inmediatas soluciones al problema. Por tanto, a la falta de previsión, unen ahora el estrépito de las peleas inocuas, sonrojantes. ¿Por qué? ¿Con qué rectificaciones, medidas y recursos extraordinarios ponen orden y concierto en el desbarajuste? ¿O es que esperan a los estallidos sociales y de mayor infortunio?

El pasado día 6, en el Pleno de la Cámara Baja, José María Aznar tilda de "irresponsable" a Izquierda Unida, interesada en saber las causas por las que el Ejecutivo Central desoye, en el caos majorero, a las ONG y al Defensor del Pueblo. ¿Qué más? Ah, sí, reconoce el líder europeísta que la precariedad es "mejorable" y ejerce el papel de relator de unas consecuencias funestas, derivadas de la miopía de su Gabinete y que en nuestras hojas volanderas no dejamos de repetir. Impermeabilizada la ruta del Estrecho de Gibraltar, ¿adónde suponían - él, los ministros y las Cortes - que sería dirigido el mafioso tráfico de la esclavitud en este recién nacido siglo? ¿Pasaron de mapa y de "indicios"?

SR. PRESIDENTE, CON EL RESPETO DEBIDO, ¿qué dispositivos anunció Vd., el último miércoles, en el Congreso, para guarnecer el litoral de Canarias, llevar ante los tribunales de justicia a los mafiosos y suprimir la engodada imagen, los cánticos de sirena de que las Islas son puerta abierta, de par en par, a las desesperaciones personales de los más menesterosos de dos continentes?

Si calculan que el descontrolado flujo migratorio hacia nuestro Archipiélago lo resuelven con exclusivos centros de acogida - retención - cárceles encubiertas... ustedes no hacen los deberes. Los burlan. Insistiremos en que fallan por no racionalizar un fenómeno, de dimensiones aún impredecibles, que es cuestión de Estado y que atañe, asimismo, a la Unión Europea y no sólo a esta Comunidad. A efectos de incumbencia consensuada y armónica, no para fajarse con insultos o paripés demostrativos de la incapacidad gestora.

Hay que dispensar atenciones asistenciales a los inmigrantes indocumentados. Dignas, sin duda. De igual calidad que las recibidas por los ciudadanos isleños. Seamos hospitalarios, libres de las demagogias de quienes "divinizan" los derechos humanos de los recién llegados - nunca citan ningún deber - ; tampoco abren la boca cuando a nuestra gente no se les respetan, de facto, esos mismos derechos, año tras año; y recurren a las amnesias, amén de a la ventriloquia, para hablar de solidaridad o de Canarias, de Tenerife y Las Palmas.

EL ALCALDE DE LA CIUDAD HERMANA DE ENFRENTE y presidente regional del PP, Don J. M. Soria, se apresuró a recriminarle insolidaridad a Tenerife en la recepción de africanos. El humanitarismo lo tradujo, al parecer, a manguerazos de agua a los molestos indigentes de Santa Catalina y a un ciego vasallaje al centralismo metropolitano: riqui - raca, las Españas van bien. ¿Su urbe retoza?

El titular del Gobierno Autónomo y el delegado del Ejecutivo, Don Román y Don Antonio López, adulteran cifras y porcentajes. Siempre con neuronas redondeadas, hegemónicas, caseras. Jamás con el pensamiento de que somos Siete Islas. El primero, ¿cómo ha luchado por la equidad en las dotaciones policiales y sanitarias o del fin de la ruinosa huelga tinerfeña del transporte discrecional? El segundo, ¿por qué ensaya con las Islas Occidentales el timo de la inseguridad idílica y frivoliza la inmigración con poquedades y trifulcas fatuas?

Y los señores Rodríguez, Soria y López, ¿cuándo han dejado de barrer para G. Canaria? ¿O en qué discurso, de allí, reconocieron los aportes tinerfeños?

¿DERECHOS HUMANOS? ¿SOLIDARIDAD? Rotundamente, sí. Pero, en todos los estratos, las situaciones y para el conjunto de la ciudadanía del Archipiélago.

Por cierto, sólo un dato. El hacinamiento en la prisión "Tenerife 2", con centenares de internos procedentes de la isla redonda - incluyamos las molestias para sus familiares que los visitan - , ¿puede atentar al decoro de las personas? ¿Acaso no se debe a las insolidaridades en construir - allá - el insustituible centro penitenciario? ¿En algún momento la intrépida Sra. Márquez o el ligerísimo Sr. Bravo aceleraron el nuevo recinto, en lugar de obsesionarse con la sede bis del Parlamento? Lo deplorable es que la aberración política de dos dirigentes residuales del PP no parecen reconducirla Génova, ni la CC, ni el PSC - PSOE.