Vivir

Los alumnos dispondrán de cuatro oportunidades para aprobar la reválida

El título de Bachiller, cuya nota será la media del expediente académico y de la calificación obtenida en este examen, será preciso para acceder a la Universidad. El nuevo sistema de acceso, que acaba definitivamente con la selectividad, no comenzará, sin embargo, hasta 2004.

EFE, Madrid
12/mar/02 21:50 PM
Edición impresa

Los alumnos tendrán cuatro oportunidades para aprobar la Prueba General de Bachillerato (reválida), necesaria para obtener el título de este nivel educativo, según el documento base de la Ley de Calidad presentado ayer por la ministra de Educación, Pilar del Castillo, a los consejeros autonómicos en Conferencia Sectorial.

El título de Bachiller, cuya nota será la media del expediente académico y de la calificación obtenida en la Prueba General de Bachillerato (PGB), será necesario para acceder a la Universidad y a la Formación Profesional de Grado Superior.

Se completa así el nuevo sistema de acceso a la Universidad, que pone fin a la selectividad pero no comenzará hasta el curso 2004 - 2005, según la ministra, quien repasó en conferencia de Prensa las propuestas del documento base tras presidir la Conferencia Sectorial de Educación.

Este texto concreta las líneas de trabajo del Ministerio de Educación para reformar el sistema educativo, con el fin de "garantizar las mejores oportunidades para todos los alumnos, reducir el fracaso escolar, mejorar la preparación académica y recuperar la cultura del esfuerzo".

"Hay que ser diligentes porque la sociedad reclama una respuesta reflexiva pero urgente", según la ministra, quien avanzó que cuando se cierren las propuestas se evaluará su "impacto financiero".

El Ministerio seguirá ahora con el proceso de debate con comunidades autónomas y comunidad educativa, antes de que el texto pase al Consejo Escolar del Estado y después al Consejo de Estado.

Las medidas abarcan todas las etapas, pero sin cambios para la enseñanza de la Religión, y manteniendo, como hasta ahora, un título único de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), aunque los alumnos y sus familias, con orientación del centro, podrán elegir libremente itinerarios según sus intereses y necesidades.

Además de los itinerarios, en ESO desaparece la promoción automática y la estructura por ciclos, es decir que se repetirá con tres o más asignaturas suspendidas por curso, aunque habrá exámenes extraordinarios antes de finalizar el año académico.

Centros concertados

En lo que respecta a los centros concertados (privados sostenidos con fondos públicos) se propone que "en la medida de las disponibilidades presupuestarias" se tienda a incluir las cantidades necesarias para "gastos derivados" de la función directiva o antigüedad del profesorado.

También, atendiendo a estas disponibilidades presupuestarias de cada Comunidad Autónoma, se propone "universalizar el segundo ciclo de la Educación Infantil (de 3 a 6 años) creando el número de plazas necesarias".

En el Bachillerato, además de la PGB (que incluirá una prueba oral para el idioma extranjero), se apuesta por reducir a tres las cuatro modalidades actuales, para una mayor "eficacia", pues la rama de Ciencias de la Naturaleza y de la Salud y la Científico Técnica tienen asignaturas comunes, dijo la ministra.