Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Secuestrados doce tripulantes de un mercante suizo en aguas de Nigeria leer

La nueva ley de comercio de Canarias pone límites a la concentración empresarial

El anteproyecto, que intenta conciliar los intereses de los consumidores y los comerciantes, incorpora la posibilidad de que los solicitantes de grandes establecimientos paguen una contribución especial para sufragar las infraestructuras públicas que comporte su actuación.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/mar/02 21:53 PM
Edición impresa

Así lo destacó ayer el vicepresidente y consejero de Economía, Hacienda y Comercio, Adán Martín, quien recordó, en declaraciones a EL DÍA, que el Gobierno de Canarias, tan pronto como asumió las competencias en esta materia - en la presente legislatura - , se comprometió a dar una solución a los problemas del comercio isleño que respondiera a las necesidades de los comerciantes y de los consumidores. "Y es esa línea ha sido redactado este anteproyecto, que es valiente y, sobre todo sólido", apostilló.

Adán Martín dio por hecho que la nueva Ley de Comercio atenderá a los intereses del conjunto de los ciudadanos y del tejido empresarial isleño. Tras enfatizar que "en este año no ha habido prácticamente concesiones de licencias de grandes superficies que nos hipotecaran el futuro", destacó que el anteproyecto define "un modelo que facilitará un comercio cercano en los núcleos tradicionales". La idea es evitar en la medida de lo posible los desplazamientos en coche para hacer las compras cotidianas.

Diversificar

En opinión de Adán Martín es indiscutible que este anteproyecto, que ayer presentó de manera simultánea, a través del sistema de videoconferencia, en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas, articula "un modelo más adaptado a la capacidad y dimensión real de nuestros empresarios, sin menoscabo de que se incorpore la posibilidad de que se establezcan, siempre que cumplan unos requisitos rígidos, grandes establecimientos". El vicepresidente sostuvo que el anteproyecto propicia el acceso al sector de nuevos empresarios y de establecimientos de un tamaño ajustado a la población en donde se enclaven.

La nueva Ley de Comercio de Canarias, que conjugará criterios de calidad, mínimo impacto territorial y respeto al medio ambiente, tipifica por primera vez los "grandes establecimientos comerciales", que quedarán sujetos para su edificación, ampliación, traslado, venta de acciones o transformación de categoría a la preceptiva concesión de licencia comercial específica por parte de la Consejería del área.

La nueva Ley propicia la diversificación de los comercios, al establecer límites a la concentración empresarial en este sector a nivel de zona de atracción comercial y de Isla, con cuotas de mercado que oscilarán en torno al 25%.

Martín hizo hincapié en que el anteproyecto establece límites a la concentración empresarial para evitar posiciones dominantes en el mercado que puedan perjudicar a los consumidores. No se exigirá licencia comercial específica a los establecimientos que no superen los 600 metros de superficie en los municipios de menos de 20 mil habitantes; en los núcleos de entre 20 mil y 200 mil, los inferiores a 1.500 metros; y en los que superen los 200 mil habitantes, no se pedirá a los de menos de 2 mil metros cuadrados.

El viceconsejero de Economía y Comercio, Miguel Becerra, en la rueda de Prensa ofrecida para presentar el anteproyecto, aclaró que la nueva ley "no prohíbe nada" en cuanto a la implantación de grandes superficies comerciales, pero implica por primera vez en la concesión de una licencia comercial a todas las administraciones y a los sectores afectados, "porque se tendrán en cuenta aspectos territoriales, medioambientales y de infraestructuras", reiteró.

Una vez vigente la nueva ley, que está previsto que sea aprobada en junio, cada solicitud de licencia comercial deberá estar acompañada por una fianza equivalente al 10% del presupuesto de ejecución de la edificación del establecimiento o, en caso de estar edificado, del 10% del valor patrimonial del establecimiento, que será devuelta si se desestima.

Según la nueva, precisarán de licencia comercial los grandes establecimientos comerciales individuales polivalentes (como hipermercados) o especializados (supermercados, equipamientos personales, de hogar o de muebles).