Hora última
LO ÚLTIMO:
Hallan el submarino argentino ARA San Juan leer

Felipe González advierte de que "no habrá fuerza en el mundo que contenga la migración"

El ex presidente del Gobierno Central dio ayer una conferencia en Las Palmas y aprovechó para analizar el papel de la UE en la guerra en Afganistán, la migración o el "bulo" de Marruecos.

EFE, Las Palmas
16/mar/02 21:55 PM
Edición impresa

El ex presidente del Gobierno español Felipe González afirmó ayer que el mundo "se ha hecho de flujos migratorios" y que el incremento de la libertad de circulación de capitales y la globalización se contradicen con el intento de frenar esos flujos, que además no son controlables y "no habrá fuerza en el mundo que contenga la migración".

Felipe González, que pronunció ayer una conferencia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, dijo que los inmigrantes son un colectivo que "sabe que son una oferta en otro lado y no una demanda en su país". Son el "mejor capital humano de cada país porque tienen capacidad de tomar riesgo con iniciativa, los demás son los que se resignan y se quedan en sus países".

González pidió tratar al inmigrante como "queremos que nos traten a nosotros", en referencia a cuando los españoles llegaban a América, donde se trataba mejor al inmigrante. El ex presidente subrayó que actualmente hay más españoles fuera de las fronteras que extranjeros residiendo en el territorio español.

González reclamó que la UE "debe tener peso en la toma de decisiones y no sólo en las facturas", ya que está inmersa en situaciones que no contaron con su opinión, como la de Afganistán, tal y como le ha comentado a su "amigo Solana". Dijo que el representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, le preguntó si no le parecía interesante la actuación comunitaria en Afganistán, a lo que contestó que "más importante hubiera sido participar en la decisión". Criticó que Europa haya perdido la "vieja costumbre" de trazar objetivos, calendarios y medios, ya que ahora los objetivos se acumulan cumbre tras cumbre sin que se definan medios para alcanzarlos.

En referencia a la emprendeduría, comparó la mentalidad estadounidense con la española, donde las empresas están condenadas a ser "pymes" cuando en Estados Unidos los emprendedores sueñan con igualarse y desbancar a los grandes.

Sobre la economía americana, elogió que el pragmatismo se impone al dogmatismo, ya que la consecución del "déficit cero es un empeño inútil" y Estados Unidos lo utiliza "según le interese", al igual que la subida y bajada de intereses y otros instrumentos financieros.

En cuanto a la inflación, manifestó que los estados han perdido capacidad para desarrollarse con ella, ya que si fallan los números, los inversores contornean el país y lo sacan del circuito de flujos de capitales. Dijo que cada día se mueven 1,5 billones de dólares, cantidad que África necesita dos años para crear.