Vivir

Abre en Tenerife el primer comedor del país para anoréxicas y bulímicas

La asociación Alabente lidera la iniciativa con la que pretende garantizar una alimentación equilibrada y bajo control de las usuarias de su centro de Camino del Hierro, así como enseñar a los padres a reconducir las conductas manipuladoras cuando se niegan a comer.

GLADYS PAGÉS, S/C de Tenerife
18/mar/02 21:58 PM
Edición impresa

La Asociación para la Liberación de la Anorexia y la Bulimia de Tenerife (Alabente) pondrá en marcha a finales de mes el primer comedor del país para afectadas por estas enfermedades psiquiátricas, con la finalidad de garantizar una alimentación equilibrada y bajo control a las usuarias de su centro asistencial de Camino del Hierro.

La creación de este servicio, pionero en el ámbito de las asociaciones españolas en tratamiento de la anorexia y la bulimia, es el resultado de la experiencia desarrollada desde el pasado año en su comedor provisional, con capacidad para doce plazas, en el que se servía fundamentalmente el almuerzo a grupos de ocho usuarias.

Su puesta en marcha da respuesta a uno de los problemas más difíciles de afrontar por los familiares de estas enfermas - nueve de cada diez casos se dan en mujeres - , como es el control de la alimentación diaria.

Sólo en 2001, la asociación trató cincuenta casos nuevos de anorexia y bulimia nerviosas y, según informó a EL DÍA la psicóloga de la entidad, Estíbaliz González, el número de afectadas va en aumento, circunstancia que relacionó "con la cada vez mayor presencia de la asociación en nuestra sociedad".

Añadió que uno de los objetivos fundamentales de Alabente con el comedor es controlar que las enfermas ingieran la comida y no la tiren, vomiten o cambien de plato, así como evitar que muestren desinterés o se resistan a comer con argumentos diversos.

Para ello, cuenta con una cuidadora y demás personal de la asociación que supervisarán el momento del almuerzo, al igual que hizo en el comedor provisional, aunque la psicóloga aclaró que esta labor de control se ejerce sin una presión directa para que "comer sea algo normal".

Firmes ante la manipulación

Por otro lado, pretende que la ingesta de alimentos sea lo más equilibrada posible y que los padres puedan estar presentes para que "aprendan a controlar y reconducir las conductas de sus hijos", debido a que "son muy manipuladores con tal de no comer".

Los alimentos que se servirán a las usuarias de Alabente constarán de un primer plato caliente, compuesto de sopa o potaje; un segundo, integrado de carne, pescado, legumbres o pasta, y postre. "En ocasiones incluso puede haber un postre dulce, ya sea natilla o flan", recalcó.

Está estipulado que el momento de la comida no dure más de 45 minutos y que las jóvenes vayan siempre acompañadas al cuarto de baño para evitar la inducción del vómito.

En cuanto al control del peso, Estíbaliz González declaró que "cada semana se comprueba por la dietista, aunque no se le comunica a la paciente porque se trata de que comprendan que lo realmente importante es que se acepten a sí mismas".

El comedor ha sido instalado en unas dependencias cedidas por la Dirección General de la Vivienda, anexas a las instalaciones de Alabente, sometidas a obras de reforma que han sido financiadas por el mismo departamento. Dispone de 18 plazas y de cocina propia, aunque los menús se adquirirán a una empresa especializada en comidas preparadas.

El equipamiento ha sido subvencionado por el Cabildo de Tenerife, mientras que la asociación se ha dirigido al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a CajaCanarias y a diversas empresas privadas para recabar recursos con los que mantener esta prestación.