Sucesos
LO ÚLTIMO:
El Tenerife será sancionado por cánticos homófobos en El Heliodoro leer

Seis años de prisión para una nigeriana por traficar con heroína y cocaína

La inculpada, sobre la que había un servicio de vigilancia del Cuerpo Nacional de Policía, fue detenida en el barrio de El Fraile en Arona, con una bolsa con droga en sus bragas y seis cuerpos ocultos en su vagina que contenían sustancias estupefacientes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
20/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a una nigeriana de 39 años de edad, a una pena de seis años de prisión y multa de 6.010 euros (un millón de pesetas) al ser considerada autora de un delito contra la salud pública con la agravante de reincidencia.

Asimismo se falla que le devuelvan a la procesada su teléfono móvil, el dinero intervenido por los agentes y las joyas que se le ocuparon en el momento de la detención.

Tal y como se recoge en la sentencia del caso "sobre la una menos cinco de la madrugada, del día 3 de noviembre de 2000, la acusada A.O. se encontraba en el barrio de El Fraile (Arona), bajándose de un taxi, siendo observada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía que tenían montado un servicio de seguimiento sobre la misma".

Los funcionarios procedieron a su identificación y posterior traslado a Comisaría, donde la inculpada les hizo entrega de una bolsa que portaba en sus bragas y que contenía hachís con un peso de 28,03 gramos. Tras realizarle una radiografía, ésta mostró que portaba seis cuerpos extraños ocultos en la vagina. La inculpada entregó a la Policía una bolsita que contenía cocaína con un peso de 48,9 gramos. A la procesada se le intervinieron en el momento de su detención un teléfono móvil, 80 euros (13.300 pesetas) y varias joyas.

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito contra la salud pública con la agravante de reincidencia por lo que solicitó una condena de siete años de prisión y multa de 6.010 euros (un millón de pesetas).

La defensa, por su parte, solicitó la libre absolución para su patrocinada.

Según la Sala concurre la agravante de reincidencia en este caso, ya que la acusada ya había sido condenada por el mismo delito en otra ocasión anterior.

Durante la vista oral, la procesada reconoció que llevaba la droga intervenida con la finalidad de entregarla a otra persona, tanto la que portaba dentro de sus bragas como en la vagina, la cual se descubre gracias a una radiografía a la que se sometió la procesada voluntariamente, entregando la sustancia a los funcionarios.