Internacional

El nuevo atentado suicida en Jerusalén, duro golpe a las negociaciones de paz

Dos israelíes, además del activista palestino, murieron en la explosión, que dejó más de medio centenar de heridos. Como primera medida, Israel canceló la reunión de altos mandos que estaba prevista para anoche, en la que las partes debían resolver sus divergencias sobre el Plan Tenet.

EFE, Jerusalén
22/mar/02 22:02 PM
Edición impresa

La muerte de dos israelíes en un nuevo atentado suicida palestino en Jerusalén ayer, puede asestar un duro golpe a las gestiones del mediador estadounidense Anthony Zinni para alcanzar un alto el fuego entre Israel y la ANP.

Como primera medida tras ese atentado, en el que también murió el atacante y 70 personas resultaron heridas de diversa consideración, Israel canceló la reunión de altos mandos que estaba prevista para anoche, en la que las partes debían resolver sus divergencias sobre el Plan Tenet de pacificación.

En la reunión iban a participar dos representantes de cada lado, bajo la mediación de Zinni, que no consigue estabilizar la situación después de una semana en la zona.

"Estábamos ya en el coche cuando nos telefonearon los estadounidenses y nos dijeron que se había cancelado", dijo Jibril Rayub, jefe de la Seguridad Preventiva en Cisjordania.

Por el momento, Israel no ha informado de si se trata de una cancelación de todos los contactos con los palestinos o de un aplazamiento. Horas antes, el enviado especial tuvo una entrevista en Tel Aviv con el primer ministro, Ariel Sharon, y a continuación otra con el titular de Defensa, Benjamín Ben Eliézer.

Advertencias

Aunque no ha trascendido ninguna información sobre esas entrevistas, se cree que tanto Sharón como Ben Eliezer han advertido a Zinni de que Israel no se contendrá mucho más tiempo si continúan los atentados.

El de ayer, en una céntrica calle de Jerusalén, seguía a otro el miércoles en un autobús que hacía el trayecto entre Tel Aviv y Nazaret, en el que murieron siete israelíes.

Pero a diferencia de aquél, perpetrado por la organización integrista Yihad Islámica, el atentado de ayer fue reivindicado por las Brigadas del Al Aksa, una milicia que tiene estrechos vínculos con Al-Fatah, el movimiento que preside Yaser Arafat.

El suicida, que también murió en el ataque, fue identificado como Muhamad Hashaike, de 22 años y procedente de la aldea de Taluza, en el distrito de Naplusa.

Testigos presenciales dijeron que el suicida bajó de un coche Ford Fiesta y detonó el artefacto unos metros más adelante.

Hasta ahora y a pesar de ser independientes en sus acciones, las Brigadas habían respetado las órdenes políticas del presidente de la ANP, y en treguas anteriores se habían mantenido al margen de la lucha armada contra la ocupación israelí.

"Se trata de una acción de venganza por los crímenes de Israel contra los campos de refugiados y aldeas palestinas", manifestó el secretario general de Al-Fatah, Maruán Barguti, a quien los organismos israelíes de seguridad también consideran líder de esa milicia.

Desde la clandestinidad, Barguti agregó que el atentado demuestra que los palestinos no están de acuerdo con el "respaldo" que EE.UU presta a Israel en las actuales negociaciones con la ANP para alcanzar un alto el fuego y exigía la aplicación paralela del Plan Tenet de pacificación y el Informe Mitchell sobre cuestiones políticas.

En ese mismo sentido se expresaba el portavoz de Arafat, Nabil Abu Rudaina, al condenar el atentado en nombre del presidente palestino. "La ANP condena cualquier ataque contra civiles y arrestará a los responsables", decía esta tarde Abu Rudaina, y agregaba: "Hay una necesidad urgente de aplicar el plan Tenet y el Informe Mitchell".