Actualidad
CARMEN RUS DIRECTORA DEL CENTRO METEOROLÓGICO TERRITORIAL EN CANARIAS OCCIDENTAL

"Sospechamos que van a aumentar las lluvias torrenciales"

La directora del Centro Meteorológico en la provincia advierte de que el cambio climático tendrá "malas consecuencias" para las Islas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/mar/02 22:04 PM
Edición impresa

El tiempo suele ser el argumento de conversaciones triviales, el que da pie a la charla con el taxista y el que alivia la incómoda cercanía de extraños en los ascensores. Pero su importancia es tal que hasta se le dedica un Día Mundial, que este año ha estado dedicado a la Reducción de la Vulnerabilidad a los Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos. El Centro Meteorológico Territorial de Canarias Occidental, que dirige Carmen Rus desde 1992, conmemoró el pasado viernes este día, con un encuentro de profesionales en Garachico, en el que la prevención de los riesgos fue la llamada unánime, también de los representantes de Protección Civil.

- Permítame que antes de hablar de ese encuentro le pregunte por este verano repentino que estamos teniendo. ¿A qué responde y cuánto va a durar?

- Se mantendrá hasta mitad de la semana, más o menos. El anticiclón de las Azores nos está enviando vientos del Este y del Sureste procedentes del continente africano. Ésta es una situación que aquí se suele dar con cierta frecuencia, aunque más en invierno. Trae vientos cálidos, humedad baja y, a veces, polvo en suspensión, pero no es muy anormal, aunque llame la atención.

- ¿Es tan importante el tiempo meteorológico como para dedicarle un Día Mundial?

- Está presente en todas nuestras actividades y la mayoría están condicionadas de alguna forma por la situación meteorológica. La Organización Meteorológica Mundial, que se funda en 1950 y que aglutina a 85 países, conmemora el 22 de marzo este día, coincidiendo con el equinocio de la primavera. La OMM se centra cada año en un tema, alrededor del cual giran los actos en todos los países miembros.

Fuertes vientos

- ¿Que fenómenos hacen más vulnerables a las Islas?

- Aquí tenemos un clima benigno por lo general, pero no estamos exentos de fenómenos extremos. Los que más nos visitan son los vientos fuertes. Estamos en una zona de vientos alisios que suelen ser bastante fuertes, sobre todo en verano, y luego hay borrascas que producen vientos que no son muy dañinos en general. Durante el temporal de 1999 no es que fueran muy fuertes, pero vinieron de una dirección excepcional, del sureste, y produjeron bastantes daños. La importancia es que en algunas Islas, por su configuración orográfica, producen trastornos que a veces ocasionan pérdidas económicas. El aeropuerto de La Palma con viento del oeste normalmente se cierra y el de El Hierro también.

- ¿Tras el viento, la lluvia?

- Sí, pero diferenciamos dos tipos de precipitaciones que pueden ser extremas: lluvias persistentes, esto es que llueva fuerte durante muchos días, aunque de ésta ha habido pocas situaciones aquí. En las charlas en Garachico recordamos enero de 1979, que fue especialmente lluvioso, con bastantes temporales seguidos, y en el que se recogieron cantidades récord en casi todos los observatorios. Y luego hay lluvias torrenciales. Con frecuencia llegan borrascas frías a esta zona subtropical y eso produce un choque de masas de aire, el océano acumula mucha energía, y da lugar a unas nubes enormes, y en un momento cae un montonazo de agua.

- ¿Eso es lo que pasó en el caso reciente de la muerte de varios turistas en la Caldera de Taburiente?

- Cierto. Y además, ese fenómeno se produce con una periodicidad bastante frecuente. Hemos hecho un estudio de los períodos de retorno, y lluvias torrenciales con una intensidad de precipitación superior a 60 mm por hora en Santa Cruz se pueden dar cada cuatro años, en el aeropuerto del Norte cada seis años y en Tenerife Sur, cada dos. Lo que indica que es un fenómeno que ocurre frecuentemente y es cuestión de azar que caigan en tierra o sobre el mar.

- Han analizado los fenómenos, ¿pero han llegado a soluciones?

- Están en el campo de la prevención, de la alerta y eso entra en el terreno de la protección civil. En meteorología, lo único que podemos hacer es conocer cada vez mejor esos episodios, con qué frecuencia se presentan, para avisar a los organismos que se encargan de la planificación territorial. En La Palma, cada cuatro años se puede producir un viento huracanado, y eso significa que hay que dimensionar de manera especial las construcciones que se hagan.

Construcciones

- ¿Y usted cree que eso se tiene en cuenta en Canarias?

- No. Ni en las Islas ni en la Península. Yo puedo remitirme a la intervención del director de Protección Civil, Fernando Clavijo, en cuanto a que los daños por lluvias torrenciales se dan en las zonas sur de las Islas en que se está construyendo sin control y en las que además la orografía no favorece el desagüe.

- ¿Una predicción a tiempo hubiera evitado las muertes en la Caldera o las del cámping de Biescas?

- Hay que tener en cuenta que los últimos años han sido especialmente anómalos en cuanto a que han sido secos y entonces se construye en los barrancos porque ya nadie recuerda que hace 20 años ahí llovía mucho. En el caso de La Palma, yo creo que fue un problema de desconocimiento, incluso salió en las conversaciones de Garachico, que hay que incidir en campañas de concienciación, sobre todo a los turistas. Creen que el clima de Canarias es sólo sol y moscas, como se suele decir, y no que hay nieve en las mo
CARMEN RUS DIRECTORA DEL CENTRO METEOROLÓGICO TERRITORIAL EN CANARIAS OCCIDENTAL