Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Decomisan artículos falsos en 28 comercios del Sur de Tenerife con 26 detenidos leer
EDITORIAL

Tenerife y Canarias: ¿seguimos en la inmovilidad burocrática?


24/mar/02 12:01 PM
Edición impresa

LOS MUNDILLOS BUROCRÁTICOS, los estatales y los autonómicos, se hallan varados en la felicidad. Digamos que, al parecer, amarrados entre los muelles del contento y de la dicha. Qué desparpajo en la placidez. Cuánta sopa boba inerte.

¿Por qué tendrían, entonces, que abrir los ojos a la calle; movilizarse; revisar lo revisable; poner al día la equidad, el recato, los presupuestos y las partidas?

¿Para qué levar anclas hacia la mar gruesa, en la que se agitan las tensiones y los agobios cívicos, si en los diarios de a bordo - ribeteados de cenefas de organdí - figuran en indeleble tinta, oronda y fresca, los números de la estadística apuntillada (con ene), relajante, deleitosa, encantadora, ufana?

EN LOS ÚLTIMOS DÍAS, tres han sido las "perlas" acreedoras al empadronamiento o inscripción en el catastro oficinesco del esperpento oficial.

El ministro del Interior afirma, según las crónicas, que "el nivel de ocupación del Catálogo de puestos de trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado en las Islas es considerablemente superior al resto de las Comunidades Autónomas". ¿Y quién le solicita comparaciones? De lo que se trata es de que su Departamento cubra las concretas necesidades de este Archipiélago Atlántico.

Con ese vocabulario centralista, emparentado con la jerga comunitaria de la "cumbre de Barcelona", que nos ha impedido saber a los europeos por dónde va la aguja de marear de los líderes de la UE, ¿qué quiere dar a entender el señor Rajoy? ¿De qué nomenclátor nos habla Don Mariano? ¿De una relación mesetaria, tabulada con qué criterios y finalidad, en qué fecha y por quién?

Restados los funcionarios de baja casi permanente, de larga duración, y deducidos los acogidos a licencias por distintos motivos, ¿cuántos miembros de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía están en activo, de aquellos de los "catalogados" para el Archipiélago? ¿Con qué infraestructuras operativas, especialidades y horarios? ¿Efectivos humanos, proporcionados a las poblaciones de derecho y de hecho y al vaivén de visitantes de tanta heterogeneidad?

¿EN QUÉ RUEDA DE PRENSA o comunicado, recién celebrada la reunión del jueves 21 en Madrid, fueron facilitados esos datos fidedignos? Sí que se anunciaron, por lo demás, las inversiones centrales de unos 19,60 millones de euros hasta el año 2004. Amén del estudio de los déficit padecidos por la provincia tinerfeña. ¿Para enjugarlos? ¿Con la redistribución, mediante renovados altercados interinsulares, por rebañar en lo probablemente escaso?

Los dirigentes de CC salieron del Ministerio muy conformados. Excepto el presidente del Cabildo de Tenerife, quien, si bien participaba de la obligada emoción coaligada por la "receptividad" departamental y los "avances" apalabrados, de otra parte, vislumbraba insuficiencias. Éstas, a tenor de las ostensibles distancias entre los inventarios sobre la seguridad/la inseguridad isleñas.

LA PATERNIDAD de la doble "gema" en el orden estadístico, y en los registros migratorios y de asistencia, corresponde al titular de la Comunidad Autónoma.

Mientras los reunidos en la Villa y Corte fijan en alrededor de 10 millones de euros el gasto por la avalancha de los "sin papeles". O que el traslado de los indocumentados a la Península no lo pagará la Administración del Estado, Don Román declara que "todavía España es uno de los países de la Unión Europea que menos problemas padece" en este asunto. Porque sólo tiene el 1,5 por ciento de inmigrantes, frente al 6% de Francia, Alemania y Reino Unido. Genial.

¿Y Canarias qué porcentaje registra? ¿Con qué capacidad admisible? ¿Se hacen previsiones, al menos, para recibir, en las mejores condiciones posibles, a los isleños retornados de Venezuela, Argentina, etc.?

EL ÚLTIMO ROLAZO O ALHAJA presidencial. El señor Rodríguez, al asegurar que el Hospital Militar de Las Palmas entrará en "la red de la salud mental del Archipiélago", manifestó el pasado miércoles, en el Parlamento, que "los recursos asistenciales actuales en Canarias son suficientes para cubrir las necesidades".

¿Qué inferencia casera es ésa, presidente? Vea que anteayer, familiares, discapacitados, amigos y profesionales de la psiquiatría se concentraban en Santa Cruz de Tenerife para denunciar que el Ejecutivo que Vd. encabeza da la espalda a miles de enfermos mentales de Nivaria. ¿Escuchó a los manifestantes que exigían la firma del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial y que se corrija el desequilibrio que favorece a G. Canaria? ¿Sólo ella es Canarias?

Vistos los malabarismos administrativistas, ¿dónde está el revulsivo político tinerfeño que nos libere de los/las rémoras y que bogue hacia la ciudadanía?

EDITORIAL