Santa Cruz de Tenerife

Ayer y hoy de la calle del Castillo de la Capital


26/mar/02 22:07 PM
Edición impresa

La más populosa y comercial de las calles capitalinas toma su nombre del castillo de San Cristóbal, la primera de importancia que se construyó en la Ciudad y en la Isla. Concedidos a la fortaleza dos cañones y pólvora de parte del rey, se iniciaron las primeras gestiones para su edificación en el año 1547, lo que da lugar al levantamiento de un edificio que no reúne todas las condiciones.

Fue en diciembre de 1575 cuando el Cabildo y el gobernador eligen el sitio definitivo para este baluarte, cercano al anterior (donde estaba la ermita de la Consolación, que se trasladó en 1566 a los alrededores de lo que fue el convento de Santo Domingo), y que comienza a construirse enseguida y se terminó en un tiempo récord, ya que en 1577 presta ya servicio. La antigua fortaleza había sido derruida un año antes.

Hecha de mampostería en su parte superior, es en 1578 cuando se dieron por concluidos de forma oficial los trabajos.

El castillo fue derribado en 1930, pese a los grandes servicios que había prestado a la Capital, como el rechazo al intento de invasión del almirante Jennings, en 1705, o el desembarco de las tropas de Nelson, en 1797, momento en el cual llegó a ser cuartel general del general Gutiérrez.

La calle a la que da nombre es una de las más antiguas de Santa Cruz. El impacto de la fortaleza en la mente de los vecinos fue tal que esta denominación ha pervivido durante siglos, a pesar de que durante algún tiempo estuvo dedicada a diferentes personalidades, la primera de las cuales fue el general Serrano.

Importante actividad

Ya estaba contemplada en el mapa de Miguel Rosell y Lugo en 1701, aunque no en el de Torriani de 1588.

Con la visita que el rey Alfonso XIII realizó al Archipiélago en 1906 tomó el nombre del monarca, que perdió con la llegada de la II República en 1931, cuando pasó a denominarse Fermín Galán, en homenaje al capitán sublevado contra la Monarquía en 1930.

Su carácter de vía eminentemente comercial no es nuevo. Ya en 1853 aparecen en la prensa anuncios de dos almacenes existentes en los números 15 y 19, donde se vendía tabaco y guantes para señoras.

Tuvo también una importante actividad social y cultural. Albergó el Gabinete Instructivo, inaugurado en 1869, con el sacerdote Ireneo González como presidente y el Círculo Mercantil, además del Círculo de Bellas Artes (fundado en 1926), que aún continúa allí.