Sucesos

Condenado a dos años por alquilar un mismo local a dos personas distintas

Los hechos tuvieron lugar con una diferencia de seis meses, entre 1995 y 1996, y el inculpado de un delito continuado de estafa silenció a los interesados los acuerdos anteriores, cobrando por adelantado cantidades a través de cheques o efectivo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Uno de la Capital tinerfeña ha condenado a un hombre a una pena de dos años y cuatro meses de prisión y al pago de dos indemnizaciones cifradas en 14.724 euros, al ser considerado autor de un delito continuado de estafa, cuando contactó, mediante unos anuncios en Prensa, con dos personas a las que alquiló el mismo local, silenciando los contratos ya firmados por separado en 1995 y 1996.

Según consta en la sentencia del caso a la que tuvo acceso EL DÍA, "el acusado, guiado por el ánimo de obtener un ilícito beneficio económico, ideó y puso en práctica una operación mercantil a través de anuncios en la Prensa contactando con una persona para el alquiler de un local de negocios, sito en la calle El Juego.

Se firmó un precontrato el día 9 de agosto de 1995, haciendo entrega el interesado de un cheque al portador por 1.200.000 pesetas, correspondientes a la fianza, a la renta inicial y a los gastos del contrato".

El referido cheque fue cobrado por una tercera persona el día 10 de agosto del mismo año. En el citado contrato, el acusado se comprometía a la entrega del local totalmente equipado el día 1 de septiembre de 1995, siempre que estuviese terminado.

"El acusado, no obstante ni entregó el local ni formalizó el contrato de arrendamiento, sino que igualmente por anuncios en la Prensa, contactó con otro señor con quien formalizó el día 9 de febrero de 1996 otro precontrato de arrendamiento haciendo entrega el interesado en el negocio de un cheque al portador por un millón de pesetas y otras 250 mil pesetas en efectivo, en concepto de indemnización a otro interesado".

Según el texto legal, el procesado, que en todo momento ocultó el compromiso anteriormente adquirido, se comprometía ahora a entregar los locales y a formalizar el contrato el 1 de marzo de 1996, si las obras estuvieran acabadas. El referido cheque de 6.010 euros (un millón de pesetas) por una empleada del inculpado. Igualmente el acusado, llegada la fecha, ni formalizó el contrato ni entregó los locales.

El 25 de abril de 1996, ambos perjudicados denunciaron las operaciones el 17 de septiembre de 1996.

Según el texto legal "los hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa al haber realizado sendas operaciones engañosas en sus oficinas".

En las operaciones medio engaño, al silenciar a los dos interesados el compromiso firmado con anterioridad, así como la continuidad delictiva que ejecutó en tan solo seis meses de tiempo. Concurre en el acusado la agravante de reincidencia.

Las penas solicitadas

La acusación particular calificó los hechos como constitutivos de un delito de estafa con la agravante de reincidencia, solicitando que se impusiera al imputado una pena de dos años, cuatro meses y un día de prisión menor por cada uno de los delitos, así como que indemnice a los perjudicados en 7.212 y 7.512 euros (1.200.000 y 1.250.000 pesetas, respectivamente).

Por su parte, el Ministerio Fiscal, pidió seis meses de arresto mayor al estimar los hechos como un delito continuado de estafa. La defensa se decantó por la libre absolución.