Sucesos

Ordenan cerrar varias dependencias del cuartel de la Guardia Civil de Icod

Se ha prohibido el acceso al garaje, al despacho del sargento comandante de puesto y a una oficina anexa, debido, al parecer, al lamentable estado del ala derecha del edificio. Por este motivo, el suboficial del centro y un agente han tenido que irse a vivir a la calle.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

La Guardia Civil ordenó desalojar algunas dependencias de la casa cuartel que posee en Icod de los Vinos debido al estado en que se hallaba, según informaron a EL DÍA fuentes del Benemérito Instituto. Incluso un escrito del tercer comandante de la 151 Comandancia de Santa Cruz, Juan Mateo Rodríguez, prohíbe el acceso al garaje, dependencias del comandante de puesto y oficina anexa, debido al precario estado en que se encuentra el ala derecha del edificio.

Al parecer, las dependencias que se han tenido que cerrar fueron visitadas días pasados por un arquitecto, que determinó que ante el peligro de caída de una viga era conveniente clausurar las mismas.

El ministerio del Interior, dentro de sus actuaciones previstas en Canarias para los años 2003 y 2004, ha destinado a la Dirección General de la Guardia Civil una partida presupuestaria que recoge 1.420.000 euros para el próximo año y otra de 2.350.000 para el siguiente y con las que se pretende afrontar la construcción no sólo de las nuevas dependencias de la Benemérita en Icod de los Vinos, sino las de Guía de Isora, La Victoria de Acentejo, La Orotava y Los Llanos de Aridane, en La Palma.

La casa cuartel sita en el paseo de La Centinela atiende a una población de 21.364 habitantes y su demarcación abarca el propio municipio de Icod así como La Guancha y San Juan de la Rambla. Además, hay que tener en cuenta que los únicos juzgados de toda la Isla Baja se hallan en la ciudad del Drago.

La casa cuartel ha sido remozada en diversas ocasiones, pero su antigüedad y los materiales empleados en su construcción hacen que su conservación y mantenimiento sean elevados.

Fuentes de la Benemérita consultadas por EL DÍA mostraron su malestar con la situación en que se hallan las familias de los agentes que allí viven con unas dependencias que no son las más adecuadas para el personal que realiza sus misiones.

De hecho, ante este cierre cautelar el suboficial encargado del puesto y un agente que ocupaba el pabellón ahora cerrado han tenido que irse a vivir a la calle.

En otro orden de cosas, otro acuartelamiento que aguarda su entrega a la Comandancia de Santa Cruz es el de Fasnia, cuyas obras ya finalizaron y que no han sido aún entregadas de manera oficial a los guardias civiles que ahora ocupan un viejo local cedido por el Ayuntamiento del municipio sureño.