Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
Desmantelan tres puntos de venta de hachís y cocaína en El Médano y detienen a 4 personas leer
VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES

Órganos de iglesia


27/mar/02 18:23 PM
Edición impresa

EL 17 DE MARZO hubo un concierto de dos órganos del siglo XVIII en la iglesia de San Juan Bautista de La Orotava. Hubo un cierto malestar en algunos feligreses por haber coincidido con la procesión de la iglesia de San Agustín. Yo tampoco pude asistir, y no crean que fue por el fútbol de la tele.

En un congreso que hubo en La Orotava en enero, Rosario Álvarez, catedrática de la ULL, disertó sobre patrimonio musical. Muchos órganos de las iglesias de nuestras localidades están en tal lamentable estado de abandono que clama al cielo, y nunca mejor dicho. Un excelente ejemplar de órgano, que había a principios del siglo XX en la parroquia de la Concepción de La Orotava, está en la actualidad en la Villa de Arico, en su iglesia parroquial de San Juan Bautista. Fue trasladado cuando en la Concepción se adquirió el gran órgano del lado posterior. Una manera poco sopesada la de desprenderse por aquel entonces de un singular instrumento musical.

Me acerqué hace poco a la Villa de Arico. Llegué precisamente cuando un grupo de "guiris" visitaba la referida parroquia de la mano de Mirna, una guía simpática y saltarina con acento extranjero, que hizo que me acordase, por su bonito y exótico nombre, de la actriz Mirna Loy, nacida en Montana en 1905, que murió en 1993. Mis amigos más "antiguos" deben acordarse perfectamente de una de sus películas, "La Máscara de Fu Manchú" (perdonen este inciso).

Este órgano llegó a Arico el año 1913 aproximadamente, transportado por barco y camellos. Embarcado en el Puerto de la Cruz, desembarcado en el Porís de Abona, fue trasladado hasta la iglesia en la que hoy ocupa la parte de atrás en lo alto del coro. Fue adquirido cuando había un párroco muy popular, Don Norberto, nacido en La Guancha, que "emigró" al Sur en busca de la mies para ejercer su apostolado.

El actual párroco me comenta que por los años sesenta del siglo pasado, los niños cogían teclas y arrancaban pitos, cada vez que subían al coro, e iban luego por las calles del pueblo pitando a su aire, alegremente. Así, acabaron arruinando este órgano que, al decírmelo el cura, me doy cuenta de que su contorno delantero tiene la forma de la fachada principal de la Concepción de La Orotava. Hubo de modificarse la inclinación del tejado de la iglesia ariquense para poder encajarlo. Los fuelles están igualmente deteriorados. No se le ve fachada grabada que pueda darnos el dato de su construcción. El párroco cree que es de fabricación española y que hay datos en el archivo parroquial de la Corporación de la Villa norteña. Como la iglesia de la Villa de Arico está ubicada en un altozano del terreno, el párroco recuerda que el órgano se oía perfectamente en todo el pueblo y hasta en el Calvario que queda lejos. Su reparación está valorada en unos 18 millones de pesetas, que ahora son ciento ocho mil euros. Cabildo y Gobierno deberían poner... ¡manos a la obra!

Me voy de Arico cuando el bullicio de los niños de un colegio cercano jugando en el recreo es el sonido mayor, una "nota" muy agradable. El tráfico motorizado, a Dios gracias, aún no ha acabado con los tímpanos de los vecinos y feligreses. Recuerdo de mi infancia el jolgorio de los chinos en la plaza de la iglesia de San Juan Bautista de La Orotava, una delicia sensorial que aún guardo en mi nostálgica memoria. En esta iglesia farrobeña hay ahora dos órganos restaurados. Felicidades.

VALLE DE TAORO EVARISTO FUENTES