Sucesos

Una sentencia recoge que el autor de un robo con intimidación no es apto para reinsertarse

Los hechos ocurrieron en septiembre de 2001, cuando una mujer que iba a recoger a su hijo en una guardería de La Cuesta fue abordada por el acusado, que, esgrimiendo un destornillador a la altura del costado, le dijo que le entregara las llaves del coche y el bolso.

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/mar/02 9:35 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El Juzgado de lo Penal número Dos de la Capital tinerfeña ha condenado a un súbdito alemán a cuatro años y seis meses de prisión al ser considerado autor de un delito de robo con intimidación y uso de armas. El procesado, además es reincidente y, según se recoge en la sentencia no se encuentra en condiciones de ser reinsertado a la sociedad.

Asimismo, el texto legal absuelve a otro hombre que supuestamente le acompañaba durante la comisión del mismo delito.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso EL DÍA, "el acusado M.H. - ejecutoriamente condenado a la pena de seis años de prisión menor por un delito de robo con intimidación, con las agravantes de reincidencia y disfraz - , se hallaba el día 13 de septiembre de 2001, sobre las doce y media, en compañía de otra persona no identificada cuando abordó a una señora que bajaba de su coche. La mujer se hallaba en la puerta de una guardería de La Cuesta y se disponía a recoger a su hijo cuando el procesado, esgrimiendo un destornillador a la altura del costado, le dijo que le entregara las llaves del coche y el bolso".

Al ver que la víctima se resistía e intentó alejarse, el otro individuo que se acercaba por el lado contrario del vehículo, con una navaja en las manos, le gritó que le entregara el bolso y las llaves, momento en que le arrebataron dichas pertenencias, dándose a la fuga. El bolso contenía efectos personales como documentos de identidad y pasaporte, así como un teléfono móvil, que no fueron tasados, y algo de dinero en metálico.

Le vio la cara

Según consta en el texto legal, los anteriores hechos son constitutivos de un delito de robo con intimidación y uso de armas o instrumentos peligrosos, porque para apoderarse del bolso se hizo uso de la violencia intimidatoria, llegando a tal actitud amenazante que inspiró un sentimiento de miedo en la víctima, ya que el procesado se le acercó por la espalda primero, le exhibió el destornillador que le colocó en el costado, a la vez que le gritaba que le diera las llaves del coche y el bolso.

Además, "el acusado hizo uso de arma o instrumento peligroso que fue visto por la víctima cuando se dio la vuelta y vio su cara".

Asimismo, se recoge en la sentencia que "no queda probado que el procesado tuviera mermadas sus facultades cognoscitivas, pues lo único acreditado es que está en un programa de mantenimiento con metadona. Por tanto no se estima la eximente de drogadicción".

El fiscal solicitó una pena de cinco años de prisión para cada acusado. Por su parte, la defensa pidió la libre absolución.