Actualidad

Devoción, pasión y fe en el Viernes Santo de la Isla

Todo Tenerife celebró ayer con gran solemnidad la festividad del Viernes Santo, destacando las procesiones magnas que se llevaron a cabo en La Laguna y Santa Cruz. Los pasos pudieron salir a la calle gracias a la mejoría del tiempo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/mar/02 22:11 PM
Edición impresa

Los actos de ayer se iniciaron en la Santa Iglesia Catedral de La Laguna a las 15.30 horas, con una solemne acción litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. Seguidamente, a las cinco de la tarde, dio comienzo la procesión magna, que estuvo presidida por el obispo de la Diócesis Nivariense, monseñor Felipe Fernández García, el Ilustre Cabildo Catedral y las principales autoridades civiles y militares de la Isla.

Numeroso público siguió el recorrido de los pasos procesionales por las principales calles del casco de la Ciudad de los Adelantados.

A las 21 horas, salió a la calle la procesión del Silencio que, integrada por todas las hermandades y cofradías penitenciales de La Laguna, acompañó al Santísimo Cristo Difunto, portado por la Cofradía de la Misericordia, desde el templo catedralicio hasta la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, donde tuvo lugar el besapié a la sagrada imagen.

En Santa Cruz, se desarrolló con gran solemnidad la procesión magna, en la que participaron todos los pasos que habían procesionado durante la semana. Ésta se inició a partir de las 20 horas, desde la parroquia matriz de La Concepción, presidida por el obispo Felipe Fernández y una amplia representación de autoridades civiles y militares. Otros actos de interés fueron la procesión de la Virgen de las Angustias, que partió a las 12 horas desde la Parroquia Nuestra Señora del Pilar y que recorrió las calles El Pilar, Suárez Guerra, Emilio Calzadilla, San Francisco, Bethencourt Alfonso y Alfereces Provisionales. A esta se sumo la procesión Penitencial del Silencio, a las 22 horas.