Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La pensión media crece un 3,4% en Canarias en septiembre y se sitúa en 878,76 euros leer

El alto poblamiento de Canarias obligará a reinventar sus principios urbanísticos

Un estudio de la Universidad de La Laguna apunta que el crecimiento vegetativo anual en las Islas se mantiene en niveles "propios de países en vías de desarrollo".

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/mar/02 22:12 PM
Edición impresa

El descontrolado proceso de poblamiento de las Islas obligará a las administraciones a replantearse en breve los principios urbanísticos y medioambientales insulares, si no se quiere que el hacinamiento y la colmatación del territorio se hagan definitivamente imparables, según un estudio del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna (ULL) José Manuel González Rodríguez.

El estudio, titulado "Notas para el debate sobre la población en Canarias", se basa, entre otras referencias, en las cifras de población española según el censo de 1 de enero de 2001, cuyos números respectivos al Archipiélago Canario reflejan un crecimiento demográfico "desmesurado", por cuanto los 65.090 nuevos residentes acumulados en el año 2000 comportan una población de hecho que supera las propias de otras comunidades históricamente más pobladas, y supone un incremento en diez años de 287.582 efectivos, cifras que, en opinión del autor, reabren el debate suscitado tras publicarse el Padrón de 1996.

Niveles preocupantes

La tasa de crecimiento vegetativo anual (nacimientos menos defunciones por unidad de población) se sigue manteniendo en las Islas en niveles muy altos, propios de países y comunidades en vías de desarrollo. Sin embargo, esta característica, "nada similar a la conocida para el resto del territorio nacional, no consigue explicar ni siquiera en un cuarenta por ciento el crecimiento desmedido de la población", afirma, añadiendo que éste es fruto de la entrada masiva de inmigrantes, que, en buena parte, muestran un perfil homogéneo y poco diferenciado. El estudio detecta igualmente que la tasa bruta de natalidad anual muestra disparidades acusadas, o que los municipios consolidados históricamente, como Puerto de la Cruz o Santa Lucía de Tirajana, reflejan tasas bastante homogéneas, mientras que los que se hallan en fase de expansión demográfica muestran niveles excesivamente elevados, discrepando de las medias insulares en más del 30 por ciento. De todo ello se deduce "la presencia de población joven y fértil, al tiempo que se advierte una acumulación no empadronada que reside en dichos núcleos, mas, sin haber reflejado el cambio de domicilio".

Por lo que respecta a las migraciones interiores, según los datos del INE, casi desaparece la secular emigración hacia las Islas capitalinas, mientras que son Lanzarote y Fuerteventura los destinos receptores de los nuevos flujos relativos. Por otro lado, la procedencia de la inmigración extranjera se clarifica por cuanto el porcentaje de residentes europeos supera el 61 por ciento del total, mostrando un crecimiento continuo y atemperado.