La Laguna

La casa doméstica, esencia del conjunto histórico de Aguere

La suma de viviendas que conforman el trazado del casco y consolidan su combinación de fachadas en las calles otorgan buena parte de la "personalidad" del centro declarado Patrimonio de la Humanidad.

EL DÍA, La Laguna
31/mar/02 14:08 PM
Edición impresa

La vivienda doméstica en San Cristóbal de La Laguna tiene desde sus orígenes una tipología de arquitectura característica que la hace muy peculiar.

La casa urbana se configura en parcelas más o menos amplias resultantes de la subdivisión de las manzanas, algo fundamental en la redistribución urbanística de un centro histórico que fue declarado por la Unesco en 1999 Patrimonio de la Humanidad. Obviamente, algunos de las bellas muestras arquitectónicas sirven de morada y crean espacios y elementos esenciales para su propia subsistencia.

La arquitectura obedece casi siempre a una nave rectangular cubierta a cuatro aguas, que se suele subdividir en dos o tres espacios de estancia y paso.

Estas naves colocadas en contacto directo con la calle dan la impresión de continuidad en las fachadas, una sensación armónica y a veces espectacular dada la combinación de los colores tradicionales.

Las ventanas de guillotina son las más comunes y muestran, en diferentes versiones, sus antecedentes portugueses.

En la distribución de los huecos que éstas producen, predomina la verticalidad sobre los elementos horizontales.

El patio surge debido al proceso de crecimiento de la vivienda, siguiendo la línea de la casa - patio romana.

Este estilo, resurgido en el Renacimiento, sirvió de pauta para la construcción de las arquitecturas residenciales de toda Europa.

Este tipo de vivienda doméstica, asimilada no sólo en Canarias sino también en América, tan singular por sus espléndidos balcones, será una constante en el recorrido de las diferentes calles del centro urbano.