Canarias

El Parlamento se ve obligado a aumentar su ritmo de trabajo

La dedicación exclusiva de gran parte de los diputados de la Cámara Autonómica ha generado una mayor actividad y que algunos asuntos de manifiesta actualidad no se debatan en el momento preciso, sino que se vean postergados.

EL DÍA, S/C de Tenerife
1/abr/02 16:26 PM
Edición impresa

Aunque no es una idea nueva, pues ya el secretario general de los socialistas canarios, Juan Carlos Alemán, lo ha manifestado en alguna ocasión, el hecho de que una buena parte de los diputados de la Cámara Autonómica disfruten de dedicación exclusiva ha obligado al Parlamento Regional a incrementar su ritmo de trabajo.

Una buena muestra de ello es que, por ejemplo, el próximo pleno ordinario se celebrará, en principio, en dos sesiones, martes y miércoles, para dar cabida a todos los asuntos que la Cámara vienen acumulando.

La sesión del martes estará dedicada íntegramente al análisis de buena parte de los puntos del orden del día del pleno que tuvo lugar el pasado 20 de marzo y que por diferentes motivos - entre otros el largo debate de la llamada ley de acompañamiento de los presupuestos de 2002 - se quedaron encima de la mesa.

A pesar de que en la presente legislatura se están celebrando dos sesiones plenarias al mes, hay muchos asuntos que, pese a su manifiesta actualidad, se ven postergados en el tiempo.

Así, en el citado pleno del pasado mes de marzo, quedaron pendientes de debatir tres proposiciones no de ley sobre la creación del Observatorio Canario de la Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres; la puesta en funcionamiento de unidades de tratamiento contra el dolor; y el plan de asistencia dental a la población entre 6 y 15 años.

Tampoco se pudieron escuchar las explicaciones del Gobierno acerca de la situación del paro en Canarias; el modelo de coordinación de acciones en relación con la inmigración ilegal; la connivencia en los centros educativos, y el informe "Gran Canaria siglo XXI" en relación con la pobreza.

El interés despertado en este caso por las explicaciones que el Ejecutivo tenía que dar sobre la coordinación de acciones en relación con la inmigración ilegal, precisamente el día antes de que varios miembros del propio Gobierno se reunieran con el ministro del Interior, Mariano Rajoy, no pudo ser satisfecho por los asistentes a la sesión plenaria, ya que ese punto quedó relegado para una próxima ocasión.