Santa Cruz de Tenerife

Las comunicaciones marítimas se restablecen en las dársenas del Puerto de Santa Cruz


EL DÍA, S/C de Tenerife
2/abr/02 22:15 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El Puerto de Santa Cruz recuperó ayer de forma paulatina la normalidad en las operaciones de las embarcaciones. Los materiales arrastrados por el temporal junto a la tierra y el agua afectaron al Muelle de Enlace y el Muelle de Ribera, llegando a anegar la Estación Marítima Puerto - Ciudad, según indicaron fuentes de la Autoridad Portuaria.

A última hora de la tarde de ayer pudo atracar el jetfoil en la dársena de Anaga, que fue la zona mas afectada por los destrozos, y también el fast - ferry de Líneas Fred.Olsen, procedente de Agaete (Gran Canaria).

Esta compañía varió su ruta durante todo el día de ayer, operando con el Puerto de Los Cristianos, en el Sur de la Isla, con unos horarios especiales.

La Autoridad Portuaria afirmó, en un comunicado de Prensa, que hoy se recuperará la normalidad de las operaciones con Gran Canaria, así como la actividad de cruceros.

Hoy está prevista la llegada al Dique Sur de los cruceros Carousel y Flamenco, cuyos pasajeros dispondrán de servicio de shuttle - bus.

Intensa labor

Durante el día de ayer, y mientras los operarios realizaban labores de limpieza del Puerto, se puso en funcionamiento el Muelle del Bufadero, el Dique del Este y la dársena de Los Llanos, desde primeras horas de la mañana.

En Los LLanos pudo atracar, a las diez y media de la mañana, el Volcán de Tacande, de la naviera Armas, y poco después lo hacía el Volcán de Tauce en el nuevo pantalán del Muelle de Enlace.

Una vez restablecido el tráfico interinsular de pasajeros en la instalación portuaria capitalina, todos los usuarios podrán acceder al buque correspondiente únicamente por la entrada de Los Llanos, que mantiene fuertes restricciones a consecuencia de los trabajos de limpieza.

La instalación portuaria tinerfeña debió cerrarse el lunes pasado al tráfico marítimo debido a la pérdida de balizas y señalizaciones, además de por los daños ocasionados en las instalaciones, que todavía se están valorando.