Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Celaá sobre el Consejo de Ministros en Barcelona: "No tenemos nervios" leer

El Juzgado de lo Penal 5 celebra el primer juicio por videoconferencia de Canarias

El Ministerio Fiscal pide cuatro años de prisión a un acusado de haber abusado de su hija y dos sobrinas menores de edad, entre 1997 y 1998, en una zona perteneciente a La Laguna. El inculpado cesaba en sus actos cuando su hija se refugiaba en la habitación del hermano.

EL DÍA, S/C de Tenerife
3/abr/02 9:35 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal Número Cinco de la Capital tinerfeña celebró ayer el primer juicio por videoconferencia por un presunto delito de abusos deshonestos. Esta vista es la primera de dichas características que se celebra en Canarias, así como en el resto del Estado.

Pese a que la vista oral se celebró a puerta cerrada, EL DÍA pudo estar presente en la preparación de la sala de vistas, sita en el Palacio de Justicia, donde se celebró esta novedosa forma de enjuiciar los abusos sexuales con el fin de no aumentar la victimización de las afectadas.

La calificación del fiscal

Según consta en el escrito de calificaciones del Ministerio Fiscal, "el acusado, en el primer semestre de 1997, estando en el domicilio que compartía con su esposa, sus dos hijos mayores - de 24 y 18 años - y su otra hija de ocho años, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales realizó una serie de tocamientos en los genitales de su hija, al tiempo que le decía que no se lo dijera a su madre".

El inculpado cesaba en sus actos cuando la niña se refugiaba en la habitación del hermano mayor. Asimismo, según el texto legal, "en día no determinado del mes de agosto de 1998, aprovechando que dos sobrinas del acusado, de ocho y cinco años, respectivamente, se quedaron una semana alojadas en su casa y, con intención de satisfacer sus deseos sexuales, las hizo objeto en distintas ocasiones, a las dos niñas de tocamientos en los genitales, cuando éstas se encontraban sentadas en el sofá del salón. Las dos menores contaron el hecho a su madre una vez que regresaron a su casa".

En la sentencia se recoge que a consecuencia de estos hechos, una de las afectadas estuvo en tratamiento con un psiquiatra infantil, diagnosticándole ansiedad, inquietud e inestabilidad emocional.

El fiscal estima que los hechos son constitutivos de tres delitos de abuso sexual, solicitando para cada uno de los delitos la pena de 16 meses de prisión y que se le retire la patria potestad durante cuatro años. Asimismo, el acusador pide que se indemnice a las niñas en 3.005 euros (500 mil pesetas) por los perjuicios psíquicos ocasionados, mientras que a sus sobrinas se les indemnice en 1.502 euros (250 mil pesetas).

Juzgado pionero

El juez de Penal Cinco de la Capital tinerfeña, Ángel Llorente, manifestó a EL DÍA que "tengo que agradecer a la Dirección General de Justicia del Gobierno de Canarias el apoyo prestado y el despliegue de medios con los que otras autonomías no cuentan para la celebración de este primer juicio. Al ser la primera vez que se celebra un juicio por un presunto delito de abusos sexuales a menores por videoconferencia se consigue evitar la confrontación visual del agresor con las menores".

El juez tuvo que pedir un informe psicológico previo para saber si era o no conveniente que el acusado estuviera presente y, con carácter previo a la vista oral, se acordaron y gestionaron todos los medios técnicos necesarios para no perjudicar tampoco el derecho a la defensa que ampara al acusado.

El abogado del inculpado estará presente en la declaración de los menores en una sala contigua y podrá ver en su interior lo que declaran las niñas que estarán, en todo momento, con sus madres.